25 / 03 / 2017

Archivo Loja, Ecuador

Ernesto Jiménez Ludeña

Ernesto Jiménez Ludeña

Al César lo que es del César

Publicado en Columnista Noviembre 30 2015 0

Una de las normas éticas del hombre es decir la verdad ante todo y con mayor razón cuando se trata de asuntos que se relacionan entre el campo periodístico y los intereses que atañen a la colectividad, a la que todos los ciudadanos estamos obligados a decirle la verdad.


Justo reconocimiento

Publicado en Columnista Noviembre 16 2015 0

La gratitud es una de las virtudes más nobles del ser humano y, por lo tanto, digna de cultivarse y estimularse en todo momento y ocasión, pero hoy más que nunca cuando la sociedad vive una etapa de crisis que va arrebatando los valores más sensibles, atrapados por el egoísmo y la mezquindad de aquellos que se sienten opacados por quienes con mente lúcida y coraje de guerreros se lanzan por los caminos del mundo para conquistar laureles de triunfo y luego retornar a su Patria para cantarle sus arpegios y arrullarla con su canto a la tierra que los vio nacer.


El cinismo no tiene límites

Publicado en Columnista Noviembre 09 2015 0

Mantenemos el criterio de que, si es verdad que en algún lugar del planeta existió el paraíso terrenal, debió ser en este territorio que se llama Ecuador, aclarando desde luego que este territorio paradisíaco, poseedor de características y condiciones excepcionales para hacer sentir las plenitudes de la vida de los humanos, no son obra ni resultado de gobernantes; nos referimos a este territorio fecundo, poseedor de inconmensurables riquezas naturales, climas primaverales y bellos paisajes, dádiva generosa del Supremo Creador del universo, puestos a disposición de los habitantes de este territorio de la mitad del mundo en donde las familias ecuatorianas pudieran gozar de un alto estándar de vida, libre de pobreza.


Decíamos en el artículo anterior que, después de tres días de navegación, mirando las azules aguas que se confunden con el cielo despejado sin nubes que amenacen tormenta, al fin pudimos observar una pequeña ceja terrestre que surgía de entre la inmensidad del océano; se trataba nada menos que una de las islas en las que debía anclar nuestra embarcación y, como no podía ser de otra manera, a todos invadió la alegría mientras que el gigante crucero se aproximaba en busca de anclaje en el pequeño muelle y los pasajeros nos apresurábamos a reconfortar con un suculento desayuno para luego lanzarnos a recorrer las pequeñas ciudades y pueblos del entorno, así como para auscultar las condiciones de vida de los habitantes al tiempo de observar las bellezas del paisaje; los vestigios habitacionales de los primeros ocupantes y sus riquezas naturales, entre las que se encuentra la gran mina de cristal reflejándose en ella la sabiduría del Supremo Autor del universo.


Solo por comentar

Publicado en Columnista Septiembre 29 2015 0

Lejos de mí publicitar asuntos personales o del entorno familiar, pero en el accionar de la información a la colectividad hay temas en que, para desenvolver el ovillo de un comentario como el presente, es inevitable relatar algunos aspectos relacionados al campo privado y que, si bien no pueden ser de interés para todos, es posible que para alguien despierte curiosidad, especialmente en sectores sociales que no siempre están al tanto de cuantas cosas, lugares y secretos desconocidos constituyen el componente de nuestro planeta y que sirven, en cierta manera, de impulso tanto para la investigación como para la creatividad y el desarrollo imaginativo de los aficionados, así como para dar colorido a las fábulas y comentarios que tanto gustan a los niños y adolescentes y en ocasiones son también dosis tonificantes en medio del tormentoso oleaje de angustias que golpean el diario vivir de los mortales.


Es indudable que la visita del Papa Francisco a nuestro país, por sus conceptos sobre los problemas y conflictos que atormentan a los habitantes del planeta, interpretados con mucho acierto, gran sabiduría y real conocimiento de la temática social, han caído, como gotas de fresco rocío, en el ambiente nacional.


Según el relato del padre Celi, el sabio Clodoveo Carrión Mora, después de los descubrimientos anotados en el artículo anterior, envió dichas impresiones fósiles al geólogo inglés Errol I. Uhite, y como éste era miembro de la sociedad geológica de Londres, describió tan raro género de pez lojano en la Revista de Historia Natural de Londres, en el año 1927, lo que obligó al director del Real Museo Británico a consagrar este famoso pez en honor a su descubridor con el nombre técnico y científico de CARRIUNELLUS, palabra latina que en diminutivo significa CARRIONCITO.


Loja, provincia sureña del territorio ecuatoriano, no solo que tiene motivos más que suficientes para enorgullecerse de su estirpe de gente laboriosa, honesta, poseedora de grandes atributos intelectuales, artísticos, culturales y un incansable espíritu de lucha para vencer las impredecibles contingencias del camino, sino también por ser dotada de inconmensurables riquezas naturales otorgadas por los generosos designios de Dios, al punto de llevarlos a pensar que, si en realidad existió el paraíso edénico en el planeta tierra, debió ser en esta comarca lojana; solo que nos falta quizá, adentrarnos en el conocimiento sobre las riquezas existentes en el subsuelo que pisamos, lo que nos impide el adecuado aprovechamiento de tan valiosas potencialidades.


El país que queremos

Publicado en Columnista Junio 29 2015 0

El Presidente de la República, a causa de la reacción de ecuatorianos que desde todos los confines de la Patria han levantado y siguen levantando su voz de protesta por las medidas adoptadas y consciente de ese despertar ciudadano para defender el patrimonio familiar y apaciguar la indignación de los afectados, optó por la suspensión temporal del trámite correspondiente, bajo el argumento de promover un debate público para que la ciudadanía escoja la clase de país en el que queremos vivir.


Uno de los males más graves que afecta a la sociedad moderna es la falta de principios éticos que deben ser siempre los que rigen los actos humanos que permitan desarrollar un comportamiento correcto, conciliador, respetuoso y equitativo en los que impere la transparencia, la verdad, la pulcritud, la justicia y la moral pública, puesto que solo bajo la vigencia de esas normas será posible elevar la autoestima del hombre para impregnar en sus actos el valor agregado del procedimiento responsable en el desempeño de cuanta función pública o actividad privada debe realizar en el paso del tiempo.


Página 5 de 6

Últimos Tweets

 

 

La lucha colectiva es la lucha de la Organización Humana
Entendemos que todos los ecuatorianos, a propósito de la lid electoral para elegir al Presidente de la nación nos exhortan…
Planteamientos diferentes hacia la misma meta
Prácticamente hemos arribado a la segunda vuelta electoral para definir por votación mayoritaria de la ciudadanía el destino del país…
Peculado Democrático
El Artículo uno de la Constitución de Montecristi dice que: […] “el Ecuador es un Estado constitucional de derechos y…
Escrito por 0
La realidad es diversa, pero la existencia única
Todas las buenas maneras tienen que comenzar siendo poesía.
El quiebre ideológico
Históricamente los sectores de izquierda son los que más han rechazado el modelo neoliberal impulsado por Margaret Thatcher en Europa.

Noticias por día

« Marzo 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital

Edición digital
Blog de Efrén Sarango P.
  • ████████████