Con diversos bailes y juegos de luces, los priostes azuayos se despiden de la Sagrada Imagen de la Virgen del Cisne.


Hoy, en la mañana, los priostes azuayos se despedían de a poco, luego de varios días de veneración a la Virgen del Cisne, con las tradicionales danzas y castillos en el parque Central.
Tradición
Patricio Zaruma, uno de los priostes cuencanos, explica que la tradición es de hace años, de generación en generación. Las personas disfrutan de los castillos, danzas y juegos de luces,
“Todo en base a los milagros que nos da la “Churonita” y sus bendiciones… Significa un agradecimiento por todas las cosas que nos brinda nuestra Venerada Madre”, menciona.
Los devotos cuencanos realizan las actividades como una forma de mostrar el amor a la Virgen.
Agradable
“Es un acontecimiento agradable, niños y adultos ejecutan pasos divertidos, además se encuentran con los rostros tapados y un vestuario inusual que divierte a quienes concurrimos al evento”, comenta Félix Macas. (JCR).
………………………
Con baile se despiden los priostes del 4 y 5 de septiembre.