30 / 03 / 2017

Archivo Loja, Ecuador

La violencia electoral

Valora este artículo
(0 votos)

El martes 8 de noviembre se llevaron a efecto las elecciones presidenciales y parciales de legisladores en EE.UU. de Norteamérica.

En conformidad a lo dispuesto en la Ley Federal correspondiente que fija desde hace 171 años se realicen el primer martes después del primer lunes de noviembre; la campaña electoral a diferencia de anteriores se caracterizó por una alta temperatura de violencia verbal entre los contrincantes: la señora Hillary Clinton candidata del partido Demócrata y Donald Trump del partido Republicano, con una serie de acusaciones, muchas emanadas de investigaciones realizadas por los medios de comunicación y réplicas que desconcertaban al electorado como las efectuadas contra Trump sobre su conducta inmoral de acoso sexual e insultos a la mujer, evasión fiscal y fobia anti migratoria, arremetiendo contra los medios de comunicación a los que calificó de deshonestos y corruptos, en particular a su anterior aliada la C.N.N. expresando “que apesta”; y, a su oponente Hilary Clinton de actos de corrupción mientras laboraba en gobiernos anteriores, inclusive por el F.B.I., que posteriormente tuvo que desmentir su falsa acusación así como de intervenir para las invasiones a los países asiáticos; un clima de violencia inusual en las campañas políticas en ese país ya que más bien recuerdo que en los mítines y entrevistas hacían bromas, chistes y se mantenía el buen humor pero no se injuriaba ni denigraba al opositor, lo que confirma la institucionalidad de la violencia en todos los niveles, porque en este caso se trata de adversarios que profesan la misma ideología, lo que cambia entre uno y otro es el membrete político que no es nada más que una careta, seguramente para mantener la democracia de opereta que se mantiene en ese país; pues, al presidente de Estados Unidos no lo eligen directamente los ciudadanos, lo nombra una cámara llamada Colegio Electoral formada por 538 representantes llamados electores; para ganar la presidencia se debe obtener la mitad más uno del total de los votos del colegio electoral o sea 270; en resumen, el ciudadano norteamericano vota pero no elige.
En base a las consabidas negociaciones obtuvo la mayoría necesaria y el Rey de España, Felipe VI, firmará el Decreto de Elección, debido lo cual el pueblo salió a las calles y llegó al parlamento para manifestarse contra la investidura del conservador Rajoy.
En nuestro país la violencia electoral es algo tradicional que lo analizaré en una próxima entrega. (O).


Inicia sesión para enviar comentarios

Últimos Tweets

 

 

Triunfar o morir por la democracia
El acto del sufragio en el corolario de la democracia, es un reconocimiento a la libertad popular, es un acto…
El futuro de los pueblos lo deciden los ciudadanos
Después de dura batalla de dos aspirantes a captar las simpatías ciudadanas para llegar a la primera magistratura de la…
Pensamientos optimistas para antes y después de las elecciones
Esbozo, en calidad de cronista de opinión por más de un cuarto de siglo, algunas ideas que considero que un…
Escrito por 0
Los candidatos a la segunda vuelta
Los candidatos a la presidencia del país se debaten en una crucial oferta demagógica por alcanzar el poder.
Supervivencia significa vivir con dignidad
La supervivencia no solo significa tener vida, son secuencias más profundas, es vivir con dignidad, amparados irrestrictamente bajo los cánones…

Noticias por día

« Marzo 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital

Edición digital
Blog de Efrén Sarango P.
  • ████████████