30 / 03 / 2017

Archivo Loja, Ecuador

Navidad, luz que ilumina la senda de los mortales

Valora este artículo
(0 votos)

Aunque los materialistas, ateos y otros que ostentan dotes de sabiduría sostengan que la especie humana desciende del chimpancé o es producto de una burbuja de átomo cósmico.

Los que somos carentes de tan luminosas virtudes, tenemos la convicción que esta obra maestra que es el universo, incluso las constelaciones y la composición cósmica, es la obra genial creada por Dios y destinada a servir de morada ideal para que habite el hombre y todas las especies del reino animal y vegetal en donde estos puedan disfrutar y desarrollarse a plenitud, por lo que solo pudo ser posible debido a la sabiduría suprema y el amor infinito de un plan divino que los mortales no podemos descifrar debido a nuestras limitaciones, puesto que somos un simple grano de arena frente a los designios del Creador que si bien nos ha dotado de facultades especiales para que con racionalidad e inteligencia labremos nuestro propio destino, ofuscados con pasiones aberrantes y actos criminosos hemos atentado contra este maravilloso plan divino al extremo de hacemos acreedores a la ira y el castigo de quien nos ha dado la vida y, como demostración de ello la sociedad actual vive un estado de decadencia moral y espiritual, y ha perdido el sentido de paz mientras se debate en los estertores del dolor, la angustia y la desesperación; en medio de guerras fratricidas que cual fiera salvaje van segando la vida humana, y si a ello hay que sumar el cáncer de la corrupción que carcome y aniquila la vitalidad de los pueblos más el descalabro de la descomposición social y el desenfreno de la moral pública, bien podemos pensar que, igual que los tiempos bíblicos la ira divina está castigando con rigor la equivocada conducta de la sociedad. Pero es en análogos tiempos de tragedia y decadencia cuando se patentiza el amor infinito del padre eterno que por medio de los profetas anuncia el envío del hijo amado que encamándose en el vientre virginal de una doncella destinada a ser la corredentora del proceso de redención, en medio de una humildad ejemplar, haría su acto de presencia en el portal de Belén para redimir al hombre de los errores cometidos y con sus enseñanzas de humildad destruir el castillo de oropel de los soberbios envanecidos por las ansias del poder.
Ese anuncio de los profetas se hizo realidad la noche de Navidad de hace 20 siglos dando paso a la constitución de la familia modelo que todos los humanos debiéramos imitar si queremos enderezar los caminos del extravío para llegar al oasis de la paz que tanto anhelamos.
Que esta Navidad se constituya en un espacio de reflexión para comprender que solo el amor del Cristo humanado y la poderosa intersección de la madre del redentor podrán mitigar nuestras penas y salvamos de la hecatombe social que cual furioso vendaval trata de aniquilar a todos los habitantes del planeta.(O).




Inicia sesión para enviar comentarios

Últimos Tweets

 

 

Triunfar o morir por la democracia
El acto del sufragio en el corolario de la democracia, es un reconocimiento a la libertad popular, es un acto…
El futuro de los pueblos lo deciden los ciudadanos
Después de dura batalla de dos aspirantes a captar las simpatías ciudadanas para llegar a la primera magistratura de la…
Pensamientos optimistas para antes y después de las elecciones
Esbozo, en calidad de cronista de opinión por más de un cuarto de siglo, algunas ideas que considero que un…
Escrito por 0
Los candidatos a la segunda vuelta
Los candidatos a la presidencia del país se debaten en una crucial oferta demagógica por alcanzar el poder.
Supervivencia significa vivir con dignidad
La supervivencia no solo significa tener vida, son secuencias más profundas, es vivir con dignidad, amparados irrestrictamente bajo los cánones…

Noticias por día

« Marzo 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital

Edición digital
Blog de Efrén Sarango P.
  • ████████████