24 / 04 / 2017

Archivo Loja, Ecuador

La democracia es como el amor

Valora este artículo
(0 votos)

En cierta ocasión escuché del Profesor David Pacheco Ochoa, que la democracia, “es como el amor, mientras te sonríe no nos damos cuenta de sus simplezas, solo cuando nos falta, sentimos como duele su ausencia”.


A menos de un mes del evento electoral ecuatoriano, se hace más evidente que la democracia burguesa o representativa como la pinta el sistema, se parece más al amor. Al igual que nos invade la angustia por no conocer bien a la media naranja, así nos llenamos de angustia cuando se acerca la hora de decidir nuestro futuro y no conocemos con claridad las propuestas de los candidatos, lo cual se vuelve más angustioso al vernos obligados a creer ciegamente en alguien.
En la democracia como en el amor, es preciso reconocer la diversidad de opiniones y los sentimientos del otro, de la otra. Ese reconocimiento, en el caso de la democracia nos conduce a tener una visión más clara del mundo, la cual es siempre cambiante y se enriquece con el debate, incluso con el conflicto.
El profesor Pacheco refería que en la democracia como el amor hay que tomar en serio y con respeto el pensamiento del otro, pero que respetar no implica que nos resignemos a aceptar o perdonar sin antes reconocer el hecho de que los seres humanos tenemos intereses diferentes, sin antes discutir, sin agresiones, sin violencia, sin ofensas, más bien aprovechando los puntos de vista diferentes y sus errores.
A lo largo de la historia la burguesía nos ha impuesto una democracia representativa, que consiste en que periódicamente los ciudadanos somos convocados a elegir entre distintos nombres que venden su imagen haciéndonos creer que son los que mejor nos representarían.
Durante la campaña electoral los ciudadanos sufrimos el condicionamiento de la propaganda mediatizada y subliminal financiada por quienes reclaman la reelección o por los oligopolios al servicio de los sectores de la burguesía opositores al gobierno de turno.
La democracia como el amor es el resultado de una conquista previa. En el caso del amor los resultados los decide el corazón luego de pasar la prueba de la duda, sobre uno mismo. En la democracia los resultados electorales son manoseados por encuestas pagadas, con la compra de votos y otras formas de fraude que pretenden virar la opinión de los ciudadanos.
Por eso, como se dice en un matutino radial, pongamos en práctica la frase: los lojanos no votamos, decidimos.  (O).

Inicia sesión para enviar comentarios

Últimos Tweets

 

 

Escrito por
Intensificar al máximo la claridad del espíritu para consagrarlo al servicio del bien y la justicia
El poder electoral, debemos comprenderlo como la capacidad de parte de la población para ejercer su derecho a voto y…
Escrito por
Concluyó la dilatada confrontación electoral
El 18 de abril de 2017, el Consejo Nacional Electoral, en ejercicio de lo estipulado en la Constitución de la…
Escrito por
Ahora: a resistir y avanzar
A guisa de introducción, cito varios párrafos de Alfredo Serrano Mancilla (RT, de 25 mar 2017):
Escrito por
Lo que nos debe unir
La unidad es un valor humano que no solo tiende a fortalecer la solidaridad y la identidad de los pueblos,…
Escrito por
Cómo educar
Roland Barthes fue un filósofo, escritor y educador francés, que trabajó en la segunda parte del siglo XX sobre conceptos…

Noticias por día

« Abril 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital