24 / 04 / 2017

Archivo Loja, Ecuador

Monseñor Leonidas Proaño, Profeta y Testimonio

Valora este artículo
(0 votos)

Monseñor Leonidas Proaño está de cumpleaños. Y lo celebramos como homenaje al cristiano, ciudadano y obispo comprometido con los sectores pobres del Ecuador.


“Soy hijo de familia pobre... Nací el 29 de enero de 1910, en San Antonio de Ibarra... Supe, como todos los pobres, lo que es padecer de necesidad y de hambre. Pero aprendí también a soportar privaciones sin quejas ni envidias”, dice en su autobiografía monseñor Leonidas Eduardo Proaño Villalba.
Sus padres: Agustín Proaño Recalde y Zoila Villalba Ponce, fueron campesinos pobres dedicados a tejer sombreros de paja para educar a su único hijo, ya que sus tres hermanos habían muerto tempranamente.
El 1 de octubre de 1930 ingresa al Seminario Mayor San José de Quito para estudiar Filosofía y Teología y el 4 de junio de 1936, es ordenado sacerdote.
El 26 de mayo de 1954 se consagró Obispo de la diócesis de Bolívar (provincia de Chimborazo y Bolívar).
Los signos de la obra evangelizadora de Monseñor Proaño se pueden resumir en: con gran respeto y amor hacia los indígenas evangelizó desde Chimborazo y su obra estuvo enfocada al servicio de los sectores populares, fundó: Tepeyac, ERPE (Escuelas Radiofónicas Populares), el Centro de Estudios y Acción Social (CEAS), la Pastoral de Conjunto; los Equipos Pastorales, el Equipo Misionero Itinerante, las Comunidades Eclesiales de Base (CEB), Frente de Solidaridad del Chimborazo como medios para educar, formar, concientizar y evangelizar.
Leonidas E. Proaño, “Obispo de los Indios”, fue el insulto de los hacendados, pero los indígenas le solicitaron al Papa que le designe este título como homenaje a su trabajo pastoral.
La Conferencia Episcopal Ecuatoriana, en mérito al trabajo sacrificado en bien del indio y el marginado, lo designó en 1985, Presidente del Departamento de Pastoral Indígena del Ecuador.
En 1986 recibe el Premio Rothko por la Paz (Houston-EE.UU.), y en 1988, el Premio Bruno Kreiski (Austria) por la defensa de los Derechos Humanos. Antes de su muerte crea la Fundación Pueblo Indio del Ecuador. Muere el 31 de agosto de 1988 en Quito.
En homenaje a Monseñor Leonidas Proaño, publicamos sus propios versos:
“Tú… te vas…
pero quedan
los árboles que sembraste…”.(O).


Inicia sesión para enviar comentarios

Últimos Tweets

 

 

Escrito por
Intensificar al máximo la claridad del espíritu para consagrarlo al servicio del bien y la justicia
El poder electoral, debemos comprenderlo como la capacidad de parte de la población para ejercer su derecho a voto y…
Escrito por
Concluyó la dilatada confrontación electoral
El 18 de abril de 2017, el Consejo Nacional Electoral, en ejercicio de lo estipulado en la Constitución de la…
Escrito por
Ahora: a resistir y avanzar
A guisa de introducción, cito varios párrafos de Alfredo Serrano Mancilla (RT, de 25 mar 2017):
Escrito por
Lo que nos debe unir
La unidad es un valor humano que no solo tiende a fortalecer la solidaridad y la identidad de los pueblos,…
Escrito por
Cómo educar
Roland Barthes fue un filósofo, escritor y educador francés, que trabajó en la segunda parte del siglo XX sobre conceptos…

Noticias por día

« Abril 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital