Filosofía Social

Vicente Paul Maldonado Quezada

La Filosofía Social es la rama de la filosofía que estudia las relaciones humanas y las condiciones necesarias para constituir una sociedad humana. Por su etimología, desde la antigüedad, se entiende por filosofía el amor a la sabiduría. Amar la sabiduría será, por tanto, querer enriquecerse intelectualmente y comunicar la propia experiencia de saber. Desde una perspectiva lógica filosofar es un acto que puede expresar dos movimientos en relación al saber:

• Desvelar los contenidos que la naturaleza encierra.
• Ordenar el saber en un espacio lógico.
Siendo la filosofía una pasión por saber, su ámbito será la universidad del conocimiento, lo que implica dos características:
• La ordenación del saber particular al general.
• La verificación de todo saber según criterios de universidad.

Dado que la Filosofía Social atiende el estudio de relaciones interpersonales, su último referente de la naturaleza presentará dos aspectos diferenciados. El hombre como sujeto de toda relación social y la naturaleza material como marco de la relación. La naturaleza o mundo material a la que el hombre pertenece, y en cuya realidad el hombre es, se constituye como objeto esencial de la filosofía social porque en él se producen las relaciones interpersonales.

En la actualidad, vivimos en una sociedad individualista, violenta y alienante que provoca la pérdida de la identidad y del sentido de la vida, sin moral y valores, que cada día más nos muestra una realidad caótica y materialista, que logra convencer a la mayoría de vivir sin esperanzas, porque ya todo es aparentemente inútil.
En todas las etapas de la historia de la humanidad se atravesaron crisis tal vez más severas, que sin embargo lograron superarse.

Este es un momento en que todos tenemos la oportunidad de visualizar otra forma de organización y vivencia social, más justa, más equitativa, más coherente y más sana.

Es el principal objetivo del nuevo milenio, crear las condiciones para evitar la exclusión, priorizar la solidaridad y la educación y, de esta manera, terminar con los resentimientos y los antiguos conflictos del pasado. ¿Pueden los pobres salir de la pobreza y los demasiado ricos desprenderse de parte de su riqueza que asciende a cifras similares a la deuda externa de los países en vías de desarrollo?

No me molestan los ricos, pero me preocupan los pobres y frente a esta realidad los seres vivos racionales no podemos seguir siendo indiferentes. El nuevo paradigma propone la supervivencia del más sabio, que es un punto de vista más amplio que no se detiene solamente en las capacidades individuales para lograr el éxito, sino que se basa en la utilización de la inteligencia al servicio del bienestar, el desarrollo propio y de la sociedad.