En Pindal: Falta de lluvia pone en aprietos a maiceros

Existe preocupación entre quienes se dedican a la producción de maíz en el cantón Pindal, la época de verano se prolonga. En estos días, una pequeña llovizna se hizo presente en algunas parroquias, pero no son suficientes. 

Pindal es una de las zonas con mayor producción de maíz de la provincia de Loja. Segundo Alberto Vaca Merchán, presidente de la Asociación de Productores Agropecuarios, “Juntos Por un Futuro Mejor”, de ese cantón, indica que existe preocupación por la presencia de una sequía “inesperada”. Por lo general, el invierno suele llegar en el mes de enero. Alrededor de 11 mil hectáreas en todo el cantón se perderían en caso que la situación climática no cambie.

Situación

Agricultores de las parroquias: Milagros, 12 de Diciembre y parte de Chaquinal aspiran que el invierno llegue para que los sembríos crezcan y en el mes de julio poder cosechar.

 El dirigente refiere que incluso en algunas localidades ya se registran pérdidas. En su caso tiene 30 hectáreas de terreno sembrado, las plantaciones solo registran un crecimiento de 5 a 10 centímetros por falta de agua. “Estamos desesperanzados porque ninguna autoridad nos va a extender la mano”.

Inconvenientes

Incluso hay inconvenientes para conseguir créditos, “este problema es frecuente para los campesinos de zonas rurales.  No tenemos las facilidades para adquirir a seguros agrícolas, así tener un respaldo al momento de sembrar”, precisa Vaca Merchán.

Telmo Bereche Guillín, productor en la parroquia 12 de Diciembre, acota que a inicios de esta semana hubo algo de lluvia, pero no son  las suficientes.  La aspiración es que se mejore la situación climática para tener una cosecha satisfactoria.  “Caso contrario se avizora un panorama complejo para el agro de este sector de la provincia”.

Panorama

Gloria Josefina Guillín, vive en el barrio Papalango, a 10  minutos de la ciudad de Pindal, refiere que los problemas  con el  clima  son frecuentes.  El año pasado en cambio, por exceso de lluvias también se limitó la posibilidad de buenas cosechas.

Para ello, “es necesario que se den las facilidades para acceder a los seguros agrícolas y podamos proteger la siembra”. (I).