Vacuidad de las formas

Soledad en desbandada

por los riscos matinales,

se hace carne devorada

por las formas infernales

Ave negra en su amargura

con ceniza en su plumaje,

se levanta en la figura

del eterno personaje

Suelo fértil pisoteado

por las sales opalinas,

por el peso aletargado

en la hiel de las espinas

Ojos leves a la bruma

de los mares soñolientos,

roca insomne con la espuma

al encuentro con los vientos

Dos más dos y menos uno

se dibujan en la aurora,

y en el campo de las horas

de disuelve el plenilunio