12 / 11 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Galo Guerrero-Jiménez

Galo Guerrero-Jiménez

La capacidad de entendimiento frente al texto solo se  da cuando se comprende lo que se lee; y, en caso de que, por diversas circunstancias, no se haya logrado entender en su totalidad  lo leído, se puede tratar de inferir los párrafos o ciertos enunciados  que nos permitan ciertas luces de entendimiento; y, como la capacidad de inferir siempre es mayor a nuestro entendimiento, entonces es posible que el texto tenga su plena y legítima validez, no por la capacidad de entendimiento total  que hayamos logrado de él, sino por la inferencia y la valoración hermenéutica y antropológico-simbólica que hayamos puesto en esa lectura. Si es así, esa experiencia lectora se convierte en arte.


La época contemporánea está constituida por una profunda crisis axiológica, antropológica y filosófico-ética, y eso, en medio de la difusión abundante de la ciencia y de la técnica, las cuales están trastocando todos los valores en remplazo de otros que supuestamente sirven para que el mundo se haya globalizado comercial, informacional y técnicamente, de manera que la sociedad se está acomodando a nuevas maneras de proceder en el ámbito familiar, laboral, social, cultural y educacional.


 

En cada una de las disciplinas que el ser humano ha creado para bien del desarrollo social y personal, es necesario aprender a pensar constantemente cómo se está llevando a cabo ese accionar humano, de manera que cada persona aprenda a dar de sí lo que mejor le sea posible. Y para ello existen infinidad de herramientas, como la de la educación continua a través de la lectura y de la escritura; estas dos fuentes de pensamiento son las que quizá abren infinidad de posibilidades para llevar a cabo prácticas que permitan posesionarse, aposentarse y recrearse con la suficiente solvencia axiológica en una función determinada para reafirmar nuestra naturaleza humana: apta para enfrentar la vida con el rigor y la complacencia para usar el lenguaje como la mejor forma de entendimiento comunicacional.


En los últimos años he tenido la oportunidad de asistir en representación de la UTPL como ponente, y en calidad de miembro de la Asociación de Ecuatorianistas, a los encuentros internacionales que esta entidad lleva a cabo en diferentes ciudades del país, tal como en esta ocasión, el vigésimo primer congreso internacional que se desarrolló en la ciudad de Quito, con el aval de la Universidad Andina Simón Bolívar, desde el 17 al 19 de julio de 2019.


 

Fue muy placentero intervenir en el “I Congreso Internacional de Investigación Lingüística”, organizado por la Escuela de Lingüística de la Facultad de Comunicación, Lingüística y Literatura de la Pontifica Universidad Católica del Ecuador, llevado a cabo desde el 15 al 17 de mayo de 2019, en la ciudad de Quito.


 

Si el lenguaje es uno de los pilares fundamentales para la realización plena del ser humano, es porque a través del idioma aprendemos a comunicarnos, es decir a tener vida por la relación de encuentro que la lengua representa desde un consenso que la sociedad y la cultura lo generan en su diario vivir; pero, en especial, el lenguaje humano es la base para comprender el mundo, para adentrarnos en él de manera pragmática y cognoscitivamente; sin embargo, toda esta realidad comunicativa    funciona desde un proceso debidamente interiorizado      por el hablante, por  el que escucha, el que lee o escribe  una serie de enunciados que deben ser analizados desde la más plena concepción personal de su pensamiento, que es el que procesa la información para transformarla en conocimiento actuante, relacionante, reflexivo, crítico, veraz, oportuno y de intercambio discursivo (Noguera, 2010), en el que participan emisores y receptores concretos, reales, con sus experiencias singulares a la hora de dialogar, leer y/o escribir.


 

La lucidez intelectual y la versión más plenamente humana del hombre de ciencias y de letras, Alfredo Jaramillo Andrade, navegan en una corriente de pensamiento armónico, descriptivo, histórico y socio-cultural, aplaudiendo la vida y obra de uno de los más grandes e ilustres hombres de letras que ha tenido Loja y el país, Pío Jaramillo Alvarado, llamado acertadamente Doctor en Ciencias de la Patria, gracias a su anchuroso pensamiento y ferviente pasión por el estudio en la compleja disciplina científica de la investigación sociológica y de otros campos del saber humano.


 

Édgar Castro Aguirre tiene listo  su segundo libro de narrativa: Falta piola para llegar al cielo, el cual se ubica con sobriedad en el ámbito del amplio recorrido estético-social que le caracteriza a la literatura “desde que tenemos constancia de la vida humana en la tierra, la fascinación por crear, contar, leer y escuchar relatos e historias ha sido una constante de las personas, en cualquier espacio y en todos los tiempos” (Cerrillo, 2016), tal como en esta ocasión lo confirman  estos 21 cuentos que contiene el libro de narrativa de este escritor y maestro lojano.


Yaron Avitov es un humanista, literato, documentalista, editor y gestor cultural de nacionalidad israelí, radicado en Ecuador desde hace varios años en los cuales ha venido trabajando y promoviendo la literatura de Ecuador y de su país con una disciplina tenaz, persistente y a través de una amplia trayectoria intelectual que en el mundo de las humanidades, y en especial de la literatura, le ha caracterizado a este dinámico escritor para hacer posible varios proyectos culturales como el que realizó en Loja para difundir la trayectoria literaria de varios escritores lojanos a través del documental “El último rincón” que hoy recorre las salas de cine y de diferentes instituciones que en el Ecuador y en el extranjero han sido las receptoras del pensamiento vivo, audaz y organizadamente concebido por Yaron Avitov para dejar constancia de su amor y fervorosa pasión en la constancia de un trabajo artístico, técnico y estilísticamente bien logrado.


El silencio siempre será útil para ahondar en infinidad de asuntos humanos que hay que reflexionarlos, pensarlos y sopesarlos lo suficientemente para que resulten valederos en ese largo proceso de desarrollo humano que cada ciudadano debe cultivar para ofrecer lo mejor de sí en esta sociedad tan convulsionada y afectada por infinidad de asuntos que no son los más benignos para aprender a relacionarnos con la mejor idiosincrasia humana.


Página 1 de 5
Escrito por
4 décadas al servicio de la comunicación
Patricia Soledad Paladines Carrión Fue un 1 de noviembre de 1979, cuando salió a la luz por primera vez diario…
Escrito por
Desde la vuelta a la democracia hasta nuestros días: 40 años como testigo y parte de la historia
Jaime Cueva Pardo Hace cuatro décadas, el Ecuador había vuelto a la democracia, luego de varios años de dictadura; un…
Escrito por
“Cromos del mediodía” de José  Joaquín  Palacios
 Alfredo Jaramillo Andrade Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Es un poemario escrito y dedicado a Ezequiel Valdivieso, por José Joaquín Palacios, para despertar la…
Escrito por
Pasar la página
Ya nadie quiere hablar de los días oscuros. Nos agotamos tanto entre la angustia y la incertidumbre, que preferimos pasar…
Pensamiento, palabra y acción
Cada uno da a las palabras que emplea el sentido que le es accesible. Y, a la vez, un individuo…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Noviembre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Edición digital