17 / 08 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

  Camilo Espinosa Pereira

Camilo Espinosa Pereira

Según la filosofía escolástica, la memoria es una de las potencias del alma, una facultad psíquica que nos permite retener y recordar acontecimientos del pasado. La memoria es mucho más que una facultad individual que le sirve exclusivamente a la persona; es una facultad colectiva que les permite a las familias, sociedades y pueblos, guardar y rememorar sus historias individuales y colectivas.


El pueblo de Loja, caracterizado por sus piadosas tradiciones cristianas, encarnadas profundamente en su ardiente corazón católico, gracias a la perseverante misión evangelizadora de la Iglesia, ha constituido un paradigma para el Ecuador, América y el mundo, dando testimonio de profunda fe, a través de sus diversas manifestaciones de religiosidad popular.


Una Consulta Popular es una oportunidad que se le da al pueblo para que se pronuncie sobre asuntos de interés común. Se le consulta al pueblo a través de preguntas cuyas respuestas mayoritarias implicarán enmiendas constitucionales o legales, que pueden incidir positiva o negativamente en la institucionalidad del Estado; por lo tanto, una Consulta Popular debe ser tomada en serio, con responsabilidad ciudadana, con espíritu cívico-patriótico, porque de las respuestas que demos en las urnas, depende el presente y futuro del país. La Consulta Popular que se nos ha planteado en esta ocasión, contiene 7 preguntas que implican enmiendas constitucionales y legales de trascendental importancia para los ecuatorianos. 


Una Navidad especial

Publicado en Columnista Diciembre 26 2017 0

Para celebrar la Navidad no debemos tener los puños cerrados por el egoísmo, sino unas manos abiertas y generosas para compartir. No debemos tener los brazos cruzados por la pereza, sino unos brazos activos para acoger y servir a los demás. No debemos tener los pies inmovilizados por nuestra egolatría, sino unos pies dispuestos a caminar presurosos al encuentro con el prójimo.


Dos grandes motivaciones nos llevan a plantear la posibilidad de ir construyendo una ICONOGRAFÍA HISTÓRICA Y CULTURAL PARA LOJA. Por un lado el Festival Internacional de las Artes Vivas, que en segunda edición se realizó con notable éxito en las calles, plazas y ágoras de nuestra castellana ciudad, bajo el patrocinio del Municipio de Loja y del Ministerio de Cultura y Patrimonio, generando los mejores comentarios en los lojanos de corazón noble y en aquellos turistas nacionales e internacionales que nos visitan para admirar la tradición cultural de esta ciudad, que debería ser declarada “Patrimonio Cultural del Ecuador”. Por otro lado, tenemos la gran motivación de la proximidad de la celebración del Bicentenario de la Independencia de Loja, una oportunidad para exaltar los valores cívico-culturales de esta ciudad de ascendencia mariana, fundada el 8 de diciembre de 1548.   


Volvemos a recordar que se aproxima cada vez más el 18 de noviembre del año 2020, fecha en que celebraremos jubilosos el BICENTENARIO DE LA GESTA DE INDEPENDENCIA DE LOJA. Por lo tanto, el AÑO JUBILAR DEL BICENTENARIO comprenderá desde el 18 de noviembre de 2019 hasta el 18 de noviembre de 2020. Para preparar los diversos actos de este año jubilar queda exactamente un año, tiempo que todavía puede ser suficiente para planificar una agenda de celebraciones, muy digna de Loja y de su bicentenario de libertad. Al mismo tiempo será un año jubilar celebrado por todo lo alto en Guayaquil, Cuenca, Ambato, Riobamba y otras ciudades que se independizaron en el mismo año 1820.


Hay personas que tienen el don de la palabra, ese talismán capaz de hacer delirar a quienes les escuchan, una facilidad de expresión impresionante que les permite llegar con facilidad a la gente para persuadirla, cautivarla, disuadirla, seducirla y conducirla hacia metas que no estaban en sus planes. El habla es un atributo del ser humano; el don de la palabra es un patrimonio exclusivo de ciertas personas que nacieron con el privilegio de una admirable y eficaz competencia comunicativa. Quien tiene el don de la palabra debe saber que trae consigo una gran responsabilidad, porque con su palabra elocuente y cautivadora pueden hacer mucho bien, si lo utiliza con ética; o mucho mal, si lo utiliza para manipular y beneficiarse de la ingenuidad de quienes le escuchan.


En términos generales, el Estado es el conjunto de instituciones legalmente establecidas, que poseen la autoridad y potestad para establecer las normas que regulan al pueblo. Pero es el pueblo quien se organiza políticamente en un Estado y dentro de un territorio limitado; dicho en otras palabras, el pueblo, en forma libre y voluntaria, permite la existencia del Estado como su forma de organización política. Así mismo, para administrar el Estado, el pueblo elige en forma libre y voluntaria a sus gobernantes, otorgándoles autoridad, potestad y facultades para que lo sometan a sus decisiones. Si el pueblo elige a gobernantes responsables, honestos y verdaderos estadistas, el Estado estará bien administrado y caminará por la ruta que lo conducirá a la cima del desarrollo integral, lo cual redundará en beneficio del pueblo.


Hasta hace pocos años, era muy común escuchar “UN MENSAJE A LA CONCIENCIA”, un espacio de reflexión en la voz del hermano Pablo, un pastor protestante cuyo noble propósito era despertar la conciencia de la gente, a fin de rescatar los valores morales y espirituales de la persona como individuo; y de la sociedad como comunidad viva. El hermano Pablo siempre iniciaba con una parábola, una anécdota o un hecho de vida como marco referencial, para concluir con una reflexión o una resonancia profunda que desentrañaba el mensaje, a la luz de la Palabra de Dios. Más allá de coincidir o no con la opción religiosa de este pastor, creo que estos mensajes hicieron mucho bien a quienes tenemos capacidad de escucha, oídos atentos y apertura intelectiva para acoger las sabias enseñanzas e intentar ponerlas en práctica en nuestra propia vida.


Padres, digámonos una palabra

Publicado en Columnista Junio 17 2017 0 Etiquetado como

A propósito de la celebración del día del padre, vale la pena hacer unas cuantas reflexiones que permitan: a los padres, evaluar el ejercicio de la paternidad; a los hijos, evaluar la paternidad del padre y, a las madres, evaluar la paternidad de su esposo. La paternidad es tan importante como la maternidad, ambas son responsabilidades y misiones trascendentes del ser humano. No puede haber hombre sin mujer que lo conciba y lo dé a luz; del mismo modo, no puede haber mujer sin el hombre que fecunde y genere este ser; varón y mujer son indispensables para procrear. Por lo tanto, si exaltamos a la mujer en su altísima misión de ser MADRE, también debemos exaltar al hombre en su altísima misión de ser PADRE.


Escrito por
Al caminante y al peregrino
La rutina se interrumpe cuando llega la tragedia, el tradicional movimiento de la parroquia El Cisne cambió radicalmente, el ir…
La literatura como reflexión de la historia
Existen numerosas posiciones respecto de la función que cumple el arte en la vida cotidiana de la gente y en…
Escrito por
¡Las vacaciones!
Si hay algo que verdaderamente alegra el espíritu de la ju­ventud estudiosa, son las etapas vacacionales establecidas por el Ministerio…
Los quipus de la historia andina
Antes que la región andina sea colonizada e incluso antes que nazca para los occidentales el nuevo continente, la civilización…
Pensar antes de hablar: los tres tamices de Sócrates
La historia de la filosofía registra que en la antigua Grecia, Sócrates tenía una gran reputación de sabiduría. Un día…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Agosto 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital