28 / 02 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Bienvenida reina portentosa

Valora este artículo
(0 votos)

 

La brisa cual céfiro, cargada de efluvios, con ósculos y auras besa el planeta con sutileza, en la luz mortecina matinal; día de luces, de fiesta y bonanza, arpegios celestiales y trompetas angelicales; las nubes, veloces viajeras, vivificantes velo de las lejanas dimensiones de la inmensurable eternidad y arcanos profundos, hoy se han cubierto con su traje de luces y gala, de amapolas, lirios y gardenias, de violetas y jazmines, para exhalar sus exóticos perfumes y brindar sus iridiscentes colores; los oasis terrenales silentes se inclinan rindiendo pleitesía y loor con elogios y alabanzas, y laudable veneración a la reina de reinas, a la soberana madre del Creador, a nuestra sagrada Virgen del Cisne.

La Virgen del Cisne, patrona soberana de nuestra provincia y vigía portentosa de nuestro destino, que son augurios de felicidad, rodeada  de sus feligreses, en la peregrinación más solemne de cuantas latitudes, retorna gloriosa a nuestra ciudad, con augurios de amor y fe, con sinfonías de música celestial y elevación de plegarias, tribulaciones y súplicas, coreadas por una muchedumbre inimaginable, fieles que de diferentes latitudes se dan cita con circunspecto ánimo y devoción, para ensalzar enternecidos la gloria del creador y de su amantísima madre soberana.

Los senderos tapizados con aterciopeladas alfombras del verde esperanza y adornados con ópalos de fuego, de irradiantes luces carmesí, dan paso a los presurosos peregrinos, que con mirada perspicaz, abyecto ánimo, laudables alabanzas y fe entrañable acompañan a la “Churonita”, viajera incansable de sandalias caminantes, de capa celestial y corona, milagrosa que arriba triunfante a nuestra ciudad, en donde con los espíritus en elevación, los corazones ardorosos, y  las alabanzas se brindan con fervor y fe entrañable.

A partir de este prodigioso acontecimiento, Loja y su provincia se viste de gala, de regocijo y felicidad, porque prima una paz vivificante y enternecedora, con fervientes augurios de redención y fraterno amor; ¡Oh reina soberana!, imprime en nuestros corazones el bien, y otórganos la luz de tu sabiduría, para que nuestras conciencias obren con sensatez, caridad y humanismo, y vislumbra tu piedad en nuestras existencias, para cumplir fielmente con los designios del creador.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
¿Qué es el Ineval?
El Ineval es el Instituto Nacional de Evaluación, creado vía constitucional en el 2012. Es un organismo autónomo, no adscrito…
Cultura cívica que enseñe a los ciudadanos a elegir con libertad
Consideramos que el deber de todo buen hijo de la tierra, es amarla, quererla y respetarla, para que sea blanca…
Escrito por
Desconcierto y parálisis en la actividad económica
En medio de la permanente barahúnda en que se debate la humanidad, por los diarios reclamos ciudadanos a los gobiernos…
Educación: un gran problema por resolver (2)
En la entrega anterior aseveramos que, según una óptica generalizada, la Educación en nuestro país, y en prácticamente la mayoría,…
Recorriendo Nangaritza
Hastiados del ambiente urbano, el grupo de amigos “Los Aventureros”, resolvimos recorrer el cantón Nangaritza. Eran las 05h00 del 1…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  

Edición digital