Imprimir esta página
“Estamos muy contentos de que la vida todavía nos permita volver”, indicaron los ciclistas. “Estamos muy contentos de que la vida todavía nos permita volver”, indicaron los ciclistas.

Trayecto de 18 horas en sus “caballitos de acero” para saludar a “La Churonita”

Publicado en Loja Escrito por  Septiembre 09 2019 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

 

Dos objetivos planteados motivaron a un grupo cuencano de aficionados al ciclismo recorrer aproximadamente 200 kilómetros y llegar, el domingo 8 de septiembre, a la ciudad de Loja. Una vez que cumplieron el principal, visitar a la imagen de la Virgen del Cisne, retornaron  ayer mismo a Cuenca. Esta actividad la realizan desde hace 5 años.\

Mientras se realizaba la procesión de la imagen de la Virgen del Cisne en las calles céntricas de Loja, un grupo de ciclistas se concentraron en la calle José Antonio Eguiguren. Juan Carlos Aguirre Maxi, gerente General de la Empresa Pública Municipal de Movilidad, Tránsito y Transporte (EMOV EP) de Cuenca y vocero relató a Diario Crónica la preparación y el propósito de la travesía.

Comunidad

La agrupación la integran: agentes civiles de tránsito, grupo de ciclismo de la Universidad de Cuenca, dijo Aguirre. “15 amigos en total, a fin, también  de promocionar el uso de métodos alternativos de transporte, -menos contaminantes y más saludables-”, puntualizó.

 Jornada

Todos los años realizan el trayecto Cuenca –Loja, cada uno en su “caballito de acero”, para saludar a la “Madre Santísima”.

En esta ocasión, el sábado 7 de septiembre inició el itinerario desde Cuenca. Pernoctaron en el cantón Saraguro y en la mañana del domingo se encontraban cumpliendo la promesa a la Virgen del Cisne.

El viaje les tomó en total 18 horas para llegar a su destino.  Luego de almorzar estaban listos para su retorno, aproximadamente a las 15h00.

En el parque Bolívar les esperó un remolque con espacio apropiado para las 15 bicicletas.

Logística

La organización la realizaron con dos meses de anticipación e incluyó mesas técnicas. La semana anterior “ajustamos detalles como: funcionamiento de luces, cascos,  guantes, zapatos adecuados”, refirió como precaución ante eventualidades que pudiesen ocurrir en el trayecto. Junto a ellos, acompañó un carro de abastos para hidratación, alimentación, equipos de primeros auxilios y repuestos como: parches, llantas... “Gracias a Dios solo tuvimos una llanta baja”, reveló. (I).(KBM).

 

Inicia sesión para enviar comentarios