24 / 02 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Augusto Costa Zabaleta

Augusto Costa Zabaleta

Cuando el fervor político está bordeando a su clímax;  cuando el afán político partidista se enfatiza con caracteres de sublimidad, mediante el discurso elocuente y el ofrecimiento desbordado, con patético deseo de triunfo, acudiendo a cualquier método y forma de expresión y comunicación televisiva, periodística, radio auditiva y mural,  con la finalidad de fraguar los objetivos de los candidatos de los diferentes partidos políticos y organizaciones sociales, para solidificar el triunfo de sus postulados programáticos y de acción política.


“El poder siempre excita la ambición y aumenta las pretensiones “, (Política); “Cuando el poder deriva las miras al bien personal del que lo ejerce, ha degenerado en tiranía”, (Ética).


Legado de cenizas

Publicado en Columnista Noviembre 27 2018 0

Uno de los libros de espionaje, que versa de documentación desclasificada, escrito por un  autor de solvencia  irrefutable Tim Weiner, con crudeza y verosímil realidad relata la  verdadera historia de la CIA, con el título de “Legado de cenizas”; esta obra literaria fue calificada por el New York Times y el Washington Post, como el mejor libro que se haya escrito sobre espionaje.


Blaise Pascal: la obra de Pascal no se sitúa dentro del territorio filosófico, sino que  más bien pertenece por una parte al de la ciencia y, por otra, al de la apologética cristiana; su obra es naturaleza filosófica, tanto que podría ser uno de los interlocutores más estimulantes de la historia del pensamiento; su filosofía es un bosque obscuro que obliga a visitar espacios ignorados, duros e implacables. Pascal vivió en el siglo en que la revolución científica, la fe, la razón y la superstición coexistieron de forma muy peculiar, entrelazados en tensión.


La eterna pugna de entre la religión y la ciencia se agudizó cuando se da inicio a los experimentos científicos y visualizaciones astrales, realizadas por eminentes e ilustres personajes, de los fenómenos de los astros, de la naturaleza, del origen humano, de la creación del universo, del planeta tierra, de la constelación universal etc.


La doctrina de que todos los hombres en cualquier sentido, en algún tiempo fueron líderes e iguales, es una completa ficción sin base.


Los actos impetuosos conmocionan y advierten el advenimiento de la vorágine, así como en la apacible diafanidad de la comprensión de ideas y la compatibilidad de sentimientos, se origina la paz, siempre cual vigía sin relevó, con altivez y vigoroso, está presente el periodismo y la comunicación, originado por seres de mentalidad preclara y conciliadora, de espíritu excelso y altruista con una misión ufana y viril de orientar la opinión pública.


La egolatría, el narcisismo y el egocentrismo, son fruto de la misma demencial condición humana, se concatenan entre sí, se alimentan mutuamente, para agrandar las mentes de adolecentes de una descompensación mental, para alentar una excesiva prepotencia, el orgullo vanidoso, el culto, adoración y el amor desbordante a sí mismo; la exaltación a su propio yo, considerándose el centro estelar de la atención, de la valía y la manía de una excesiva consideración de sus enfermizas facultades.


Las ideas que se originan en la mente, se almacenan en el cerebro, se encuban en el consciente, se germinan en la conciencia, se ejecutan en la voluntad, se repiten en la necesidad y, se perennizan en la experiencia, para ser usados por el deseo; lo auténtico es lo que perdura a través del tiempo, lo que no se degenera, lo que no ha sido alterado, que es genuino, que no tiene características de falsedad, porque su esencia es impoluta e impertérrita.


Añoranza de un pasado de benevolencia, colmado de paz y de regocijo, marcado de alborozo y altivez,  cuando la vida transcurría por un sendero convincente, plasmado de respeto, dignidad y elocuente moral, avizorando plenitud de seguridad y de un futuro diáfano,  en el que nuestros niños gozaban de una cotidianidad de amor, amparo y plenitud de brillante porvenir, ellos considerados como un tierno capullo de exhalación perfumada, a los que ni siquiera la leve brisa podría lastimar su congénita inocencia, emparados en el afecto, amor y custodia de sus entrañables padre, familiares respetuosos y de una sociedad inminentemente ética, moral y con sublime tesón de ternura y armónica honestidad.


Página 1 de 3
Escrito por
Apatía y desinterés para elegir al nuevo Cpccs
A treinta días mutilados por el “carnavalazo” y en un ambiente de inseguridad y violencia fruto en gran parte por…
Escrito por
Apóstoles y defensores de la libertad y la democracia
 La campaña de las diferentes tiendas políticas, con miras a ocupar las nuevas dignidades seccionales, de nuestra ciudad y provincia…
Un hombre de convicciones
Cada vez se nos están yendo aquellos lojanos que con gran estatura ética, moral e intelectual, han sido ejemplo de…
La política como modus vivendi
Cuando el fervor político está bordeando a su clímax; cuando el afán político partidista se enfatiza con caracteres de sublimidad,…
La intensidad del silencio para leer y escribir
El silencio siempre será útil para ahondar en infinidad de asuntos humanos que hay que reflexionarlos, pensarlos y sopesarlos lo…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28      

Edición digital