18 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Jorupe mágico

Publicado en Columnista Septiembre 24 2018 0

¿Por qué los pájaros escogieron a Jorupe? Posiblemente porque es lo más parecido al paraíso, aquel lugar que parece salir de la geografía terrenal y haberse ubicado en un límite imaginario entre cielo y tierra, más allá de lo que nosotros conocemos y hemos visto con los ojos, está lo invisible, una magnanimidad suprema presente en todo, esta es la razón de este comentario y de otros tantos, que ensanchen conciencia.


Guayunga y vida

Publicado en Columnista Septiembre 18 2018 0

Mirando unas guayungas pendientes de un alambre-cordel  en una casa de campo, he pensado: así como la guayunga, que prepara al choclo a una madurez segura, pues al amarrarlo con todas sus hojas y colocarlo  a secar, por largo tiempo pendiente de un cordel para colgar, el tierno grano se vuelve duro, así es la maduración del humano, el tiempo tiene sus efectos, y al final del crecimiento, llega la madurez posible.


Hay una particular forma de experimentar la vida en los pájaros, que es apreciable para quien se encuentra consciente en esta dimensión, y así se hace testimonio, pues cotidianamente amaneciendo temprano, los pájaros hacen un jolgorio, cantos, murmullos, voces que hablan fuerte.


¿Quién no conoce al hornero? Famoso por ser el pájaro constructor de su nido de barro, justamente derivó su nombre por esa casa tan parecida al horno de leña que hace el humano, y que el hornero construye como refugio y protección para sus pichones. 


El sueño de Ismael

Publicado en Columnista Agosto 27 2018 0

Hoy como cada semana me despojo de la desmemoria, para recordar la calle Lourdes entre Bernardo Valdivieso y Olmedo, en la ciudad de Loja, (recorrido preferido de mi niñez), mientras andaba por la vecindad, allá por el año 1979, en esa cuadra de casitas marcadas por el prestigio de familias de genuino valor, sí, por allí habitaba Ismael, en la casa de los Betancourt. 


Las alforjas del abuelo nos trajeron verdaderos tesoros, aún recuerdo que decía mi madre que en una alforja las pusieron a las dos hermanas (mi tía y a ella), una en cada bolsillo de la alforja, así el abuelo las trajo desde Cariamanga en una acémila, cuando decidió radicarse en esta ciudad.


Antes que la región andina sea colonizada e incluso antes que nazca para los occidentales el nuevo continente, la civilización andina gozaba de verdadero desarrollo, poder y tenían sus propios sistemas de gobierno, comunicación y registro, un imperio que dominaba Los Andes, que conectaba con todos los elementos de la naturaleza y que tenía mucha verdad por proclamar. 


El mundo de las abejas es bastante sugerente en lo relacionado a organización, liderazgo y gobierno, así en filosofía de vida, contrariamente a otros insectos de vida social, las colonias de abejas viven un liderazgo matriarcal, siendo la abeja reina o abeja madre quien tiene la misión de poner los huevos y distribuirlos en el panal de la colmena, pero no solo eso, esta abeja maestra es la encargada de mantener la cohesión en el grupo, ya que segrega feromonas que hacen que todos los miembros de la comunidad se sientan atraídos en su ambiente y se encuentren a gusto.  Una familia de abejas se compone de tres castas: las abejas reinas que son las de más edad, las abejas obreras y los zánganos o machos.


Mujer, arcilla y vida

Publicado en Columnista Julio 23 2018 0

Las mujeres del barrio Cera perteneciente a la parroquia Taquil en Loja, han encontrado en la tierra su sentido de existencia, pues con tanta visión, descubrieron que la arcilla tratada con devoción es generosa.  Contrariamente a lo que dice el enunciado “tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe”, en Cera el cántaro no se ha roto y la tradición de hacer ollas de barro sigue. Con verdadera vocación alfarera, he visto cómo las mujeres cargan la arcilla desde el yacimiento ubicado en el barrio Cera hasta la planta, luego empieza el proceso, selección de material, tamizado de la arena, composición del barro que es el resultado de la mezcla de arcilla y agua, al que se amasa con esa certidumbre de hacer cosas grandes.


Hoy como en otras ocasiones, rememoro el ejemplo de una tejedora, ella que con sus afectos y sus hilos hacía prodigios, de esos días entendí los problemas más grandes y sus resoluciones con un croché en la mano.  Mi madre fue maestra de la sencillez y sus soluciones eran efectivas, nada mejor para calmar la angustia que un tejido, nada como mover los dedos tejiendo y disipar la rabia, y para superar los miedos agradecer y tejer.


Página 4 de 7
El consumo de alcohol
Hay una ordenanza que está en discusión en el Cabildo lojano y que tiene que ver con extender el horario…
Escrito por
Oswaldo  Guayasamín pintor contemporáneo del llanto, la ira y la ternura
Nació en Quito 6 de julio de 1919 muriendo en el año de 1999, de padre indio y madre mestiza.…
Escrito por
Educar para la felicidad
El 22 de mayo pasado falleció el conocido divulgador científico español Eduardo Punset, a los 82 años de edad. Su…
Procusto y el odio
Procusto también conocido como Damastes, es un personaje de la mitología griega, la representación más auténtica de la envidia y…
Escrito por
La obsoleta ética
El ejercicio profesional es parte de las múltiples actuaciones humanas, que a su vez están regidas por principios éticos que…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Edición digital