×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 655

Imprimir esta página

Es la hora de la solidaridad

Valora este artículo
(0 votos)

“La solidaridad es la ternura de los pueblos”


Gioconda Belli
La tragedia que estamos viviendo en el Ecuador debido al terremoto del sábado pasado, ha sido la llamada de atención que ha posibilitado que se abran las puertas de la solidaridad.
De un país fraccionado por problemas económicos, políticos y sociales, hemos pasado a un país que busca la unidad para hacer posible el apoyo solidario a quienes perdieron la vida de sus familiares, sus bienes materiales, sus trabajos…
Las instituciones públicas y privadas están cumpliendo su función social de planificar y ejecutar programas para la asistencia inmediata, pero sobre todo para el futuro, pues nos enfrentamos a un problema cuyas soluciones tendrán un proceso de años.
Cada persona, desde su realidad socioeconómica, estamos obligados a demostrar nuestro humanismo por medio de aportes de alimentos, agua y productos de aseo personal. Si no tenemos recursos para donar cosas materiales, tenemos las manos para trabajar en las diferentes tareas de la reconstrucción nacional.
Recordemos el mensaje del Maestro Eduardo Galeano:
“Mucha gente pequeña,
En lugares pequeños,
Haciendo cosas pequeñas,
Puede cambiar el mundo.”

Pensemos en los miles de personas que no tienen casa ni los bienes materiales básicos para la alimentación y la vida.
Pensemos en los miles de compatriotas que no tienen los servicios básicos ni los recursos económicos para comprarlos.
Pensemos en los hermanos que han perdido, no solamente lo material, sino sus familias. Mención merecen los niños huérfanos.
Pensemos que estas realidades no las van a vivir los perjudicados, durante unos días o meses; la reconstrucción será un trabajo de años.
Es la hora de la solidaridad, que en palabras de Mons. Leonidas Proaño, significa:
“Mantener siempre atentos los oídos
al grito del dolor de los demás
y escuchar su llamada de socorro
es solidaridad”

Es la hora de la unidad y la solidaridad entre todos los ecuatorianos. Cada ciudad, cada barrio campesino es un espacio de hermandad para reconstruir nuestra querida Patria.

Inicia sesión para enviar comentarios