×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 675

Imprimir esta página

Luto Eterno

Valora este artículo
(0 votos)

La historia del  Ecuador registra acontecimientos imborrables que han dejado montañas de cadáveres y ríos de sangre en todo el territorio nacional, lo que ha constituido el sacrificio del pueblo para sofocar tiranías y derrocar dictaduras en busca de la libertad; no ha importado desafiar cualquier sacrificio, pero al final del horroroso túnel, los pueblos han encontrado aires de libertad.

Ahora -16 de abril- la naturaleza nos ha traicionado dejándonos  montañas de cadáveres y ríos de sangre, así como una titánica tarea: unirnos más para rehacer con sacrificio  lo destruido, y llevar en la memoria la imagen de nuestros hermanos caídos, como expresión de luto eterno.
Como consecuencia de la traición, Portoviejo, Pedernales, Manta, Bahía de Caráquez, Jama, Canoa y otros pueblos de la costa soportan el dolor brutal de extraer de los escombros a los hermanos, inhumar sus cuerpos, sin esperanza de volverlos a ver; sólo nos queda el derecho a  llevar duelo como signo de aflicción por la desaparición de nuestros deudos.
Puentes, carreteras, edificios públicos y privados han quedado destruidos; el agua potable se suspendió, la luz eléctrica y demás servicios han quedado interrumpidos. Pero simultáneamente, se extendió la mano solidaria de  América, la mano de nuestros bomberos, trabajadores, estudiantes, maestros, indios, soldados, artistas y policías. Todos con nuestra pobreza al hombro, no permitiremos que nuestros pueblos caigan al abismo, sino que, como siempre, se pongan de pie, se limpien el polvo y continúen por la senda del trabajo abnegado que es la ruta de la gloria.
La ciencia ha demostrado que todos los fenómenos de la naturaleza se producen por causas objetivas. En consecuencia, la investigación científica ha determinado que la causa del terremoto, es la continua subducción (hundimiento)  de la placa de Nazca, y el Océano Pacífico reposa sobre varias de éstas placas, generándose fricción y actividad sísmica y volcánica. Interpretar este fenómeno es obligación de los municipios de la república para establecer las normas  de construcción y exigir su observancia irrestricta, para evitar nuevos dolores y sacrificios. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios