17 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

La defensa de la UNE es tarea de todos

Valora este artículo
(0 votos)

La obsesión del correismo por disolver a la UNE es la continuación de un curso creciente de insultos, amenazas, persecuciones, destituciones y encarcelamientos, que configuran el odio visceral del régimen y alimentado de una campaña sistemática de difamación contra el movimiento sindical y hacia las organizaciones que se resisten al pensamiento oficial.


Vale la pena refrescar nuestra memoria social. La UNE nace al calor de uno de los hechos más trascendentes de la historia ecuatoriana, la “Revolución del 28 de Mayo de 1944”, en la que, los sectores populares y líderes de izquierda de la talla de Pedro Saad, Ángel Felicísimo Rojas, Manuel Agustín Aguirre, Benjamín Carrión, en medio de la corrupción y de la inestabilidad oligárquica del Gobierno de Arroyo del Río, a la par que luchaban por la recuperación de las libertades, conformaron organizaciones gremiales y sociales como la CTE, la FEI, la FEUE y  la Casa de la Cultura.
En ese proceso de construir utopías en el día a día, el 4 de agosto de 1944, luego del Primer Congreso Nacional de Educadores, denominado “Congreso de la Unificación del Magisterio Ecuatoriano”, surge la Unión Nacional de Educadores, para luchar por la educación pública, laica, democrática y de calidad, y para garantizar el ejercicio docente”. Son siete décadas de lucha.
Con oportunidad del Decreto 016, la UNE y otras organizaciones sociales, presentaron acciones de amparo constitucional contra el citado decreto que iniciaba violentando la Carta Magna, al desconocer de forma implícita el derecho a la organización de la sociedad “como expresión de la soberanía popular para desarrollar procesos de autodeterminación…”. Además se amenazaba “legalmente” al manifestar que “aquellas organizaciones que no hayan obtenido el registro no podrán operar en el país”; o si sus integrantes realizan “actividades de política partidista”. En resumen, el Decreto 016 oficializa la criminalización y la judicialización civil y penal de la lucha popular. Se trata entonces de una persecución política a quienes se resisten a avalar un régimen autoritario que a pesar de llamarse revolucionario, encarna una forma de dominación caudillista.
Como con la eliminación de la cuota sindical, el desconocimiento del derecho a la defensa, la persecución política, la cancelación y encarcelamiento a los dirigentes y la conformación de un gremio paralelo, no pudieron desaparecer la UNE, pretenden ahora disolverla con actitudes fanáticas, sectarias y autoritarias de ciertos dirigentes que se creen propietarios del poder y no quieren comprender la realidad política actual. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Oswaldo  Guayasamín pintor contemporáneo del llanto, la ira y la ternura
Nació en Quito 6 de julio de 1919 muriendo en el año de 1999, de padre indio y madre mestiza.…
Escrito por
Educar para la felicidad
El 22 de mayo pasado falleció el conocido divulgador científico español Eduardo Punset, a los 82 años de edad. Su…
Procusto y el odio
Procusto también conocido como Damastes, es un personaje de la mitología griega, la representación más auténtica de la envidia y…
Escrito por
La obsoleta ética
El ejercicio profesional es parte de las múltiples actuaciones humanas, que a su vez están regidas por principios éticos que…
No ser cómplice de engaños
Es deber de patriotas el fortalecer el nivel de criticidad y de conciencia ciudadana para no ser cómplices de engaños,…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Noviembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Edición digital