20 / 02 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Cuando los jugadores se vuelven un problema

Valora este artículo
(0 votos)

El retiro definitivo de Juan Román Riquelme, uno de los futbolistas argentinos más mediáticos y, a no dudarlo, el diez más ganador de los xeneizes, pero con muy poca trascendencia fuera de los límites de su tierra, trajo a mi mente un artículo que hace algunos años leí en la revista deportiva ícono de la Argentina, donde se hacía mención del carísimo y fugaz paso de este jugador por el FC Barcelona, que luego fue transferido al Villarreal español en razón de su pobre producción que a la postre le costó el retorno a sus orígenes con más pena que gloria.


La vuelta a su querido xeneize, según la publicación, se dio por los problemas que éste jugador ocasionaba a los clubes españoles donde permaneció cerca de cuatro años, quienes debían exigirse al máximo para atender los caprichos del “crack”, que llegó incluso a pedir como parte del contrato un espacio para su vehículo en el estacionamiento exclusivo de los directivos, algo que no fue bien visto por sus compañeros que, lógicamente, repudiaban tales posturas, produciendo obvias reacciones en los vestuarios que, posteriormente, fueron de dominio público.

Ventajosamente, esta situación para beneplácito del Villarreal tuvo como punto culminante la llegada de un entrenador muy serio y, actualmente, reconocido a nivel mundial como es Manuel Pellegrini, quien no toleró estas conductas y conminó a la “estrella” a buscar equipo, siendo acogido por el cuadro que lo vio consagrarse donde retomó su nivel, lo cual le sirvió para ser llamado al seleccionado nacional donde tampoco logró trascender.

Casos como estos de “jugadores problema” abundan hasta en los equipos más chicos, pero lógicamente los más conocidos son los de los considerados figuras del fútbol mundial, como, por ejemplo, el de otro argentino Javier Saviola, que similar al citado anteriormente fue incorporado con grandes expectativas por el FC Barcelona y luego por su archirrival el Real Madrid, lamentablemente para ambos sin mucho suceso.

La situación de éste jugador aunque muy diferente en cuanto al proceder de la persona, ocasionó serias dificultades para los clubes que lo acogieron en su momento luego de su inadvertido paso por el FC Barcelona, puesto que su altísimo salario hacía inalcanzable su participación en otros equipos que se interesaban cuando el club español ya no lo consideraba necesario en sus filas, lo que, obviamente, deterioró la inversión e hizo interminables los años que restaban para que el deportista culmine su relación contractual.

Nuestro país tampoco es ajeno a estos sucesos, sino observemos como algunos jugadores autonombrados estrellas aún no encuentran espacio en razón de sus altísimas pretensiones salariales que no pueden ser satisfechas ni por los clubes con mayor poder económico, dando muestras de que los equipos ecuatorianos quieren ser sinceros y realistas cuando de sueldos se trata, siendo importante también de que los jugadores hagan su parte expresando algo de gratitud hacia sus escuadras que les han dado reconocimiento y seguridad económica.

Inicia sesión para enviar comentarios
Colección de relatos nuestras propias historias
En un país que casi no lee sino solo para estudiar, es decir, para cumplir con una tarea escolar y…
El Bicentenario
Por decisión del Alcalde de entonces , Dr. Rubén Ortega Of. N.343-AML de 29 Sep.1970, me tocó Coordinar las Festividades…
Deepak Chopra y la transformación espiritual
Camina lento, no te apures, porque a donde tienes que llegar, es a ti mismo (Ortega y Gacet).
Con el alma alcanforada
Hoy les quiero contar que he tenido una premonición, un sueño lúcido en el que estaba en una ciudad extraña,…
En estos tiempos preelectorales
En estos tiempos preelectorales, ya están apareciendo los “candidatos de siempre” que comienzan a ofrecer “el cielo y la tierra”…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  

Edición digital