18 / 01 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

El sacerdote y el amigo que dejó una huella en Macará

Valora este artículo
(0 votos)

Klever Ivan Hidalgo Hidalgo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Durante seis años anduvo por esta tierra de Luzmila y de Rengel, llegó para quedarse sin tanto aspaviento, más con la obediencia de quien respeta la jerarquía de la Iglesia y ama a Dios con corazón y convicción, y llegó con la frase: déjenme quererlos, y vaya que sin ser profeta cumplió este apostolado de vida.
Testigos de su celo pastoral nos quedan: jornadas de oración, su compromiso de sacerdote con todos los grupos apostólicos, trabajo en las distintas comunidades rurales, rescate y fortalecimiento de nuestras tradiciones de amor y  fe  a la Virgencita de El Cisne, María Auxiliadora, San Antonio, Patrono de Macará, entre otros, sus homilías, retiros, convivencias, el trabajo con niños, niñas, jóvenes, es que siempre creyó en ellos.


Hoy le decimos, desde este hermoso Macará, gracias querido Padre Mauricio, la frase de San Juan de la Cruz “Al final de la vida nos examinarán del amor”, así lo demostró con matrícula de honor, su fidelidad y entrega como sacerdote ha crecido y sin  lugar a dudas hemos sido testigos de la fuerza del amor que siempre inspiró.
Ahora le toca querido Padre proteger con el resplandor de su carisma, todas las semillas que le precederán en su camino, gracias por toda la luz y sabiduría brindada a la hora de salvar almas y construir Iglesia por dentro y por fuera de nuestras vidas.
Te recordaremos, querido Padre, porque nunca quisiste protagonismos estériles, ni alabanzas vanas, sólo esperabas de tu trabajo lo que describe San Pablo a los Corintios “Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento”.

En Usted, nunca hubo apetencias jerárquicas ni distinciones ideológicas, amaste al ser humano por igual, que hermosa de tolerancia cristiana nos diste en muchas ocasiones y en cada reflexión la palabra amor, siempre fue su inspiración y nunca te rindas porque Dios siempre tiene preparado algo especial para nosotros fue el  silabario principal a la hora evocar esperanza y testimonio para quienes buscamos el refugio en Dios en nuestras horas de soledad y de cruz.
Una parte del corazón profundiza la tristeza y los recuerdos por su partida y la otra es el basamento que sostiene la inspiración de sus palabras de su don de gente, de sacerdote y amigo que unido a  la alegría de nuestro pueblo será la simbiosis perfecta para decirnos a viva voz que aquí queda la huella del amigo del apóstol de la palabra de quien hizo brillar el evangelio y a Dios por sobre todas las cosas. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
El ser humano más que tecnología
Joffre Daniel Minga Nos encontramos en una época en donde los seres humanos buscamos alternativas que permiten reemplazar lo que…
Escrito por
Eduardo Costa Maldonado
De Lalo Costa, o más familiar y respetuosamente expresado, del “doctor Lalito Costa”, tenemos grata referencia los de mi generación,…
Escrito por
Una nueva década…
Giovanni Carrión Cevallos @giovannicarrion El año 2019 ha quedado atrás, abriendo paso a la aurora de una nueva década. En…
Democracia y representación política
La democracia es el poder del pueblo. Pero cuando solo se utiliza al pueblo para el sufragio electoral, estamos viviendo…
¿Cuáles son las tendencias de América Latina para el 2020?
El inicio del año 2020 es motivo de preocupación de los habitantes de América Latina sobre ¿cuáles serán los ejes…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital