17 / 10 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

¿Señor… porque la luz no vuelve?

Valora este artículo
(0 votos)

Aún la oscuridad de la politiquería no permite contemplar la senda por la que transita la verdad, la esperanza y la solidaridad popular.

Aún vivimos la ceguera política que nos gobernó en esta última época democrática, aún nuestros políticos son el lobo del hombre… que embosca, mata y saciar su hambre de poder.
La luz no vuelve y no volverá Pancho Pueblo, porque aún no hemos empezado a cambiar este sistema criminal de atentar contra la ilusión popular, aún no hemos aprendido a vivir por la felicidad de los que menos tienen, sino que los politicastros viven sirviéndose la felicidad de nuestros hermanos.
Aún la mezquindad del poder obnubila sin piedad la actividad política de nuestros representantes, aún la formación ideológica y doctrinaria no fluye libre y sin ataduras por la sangre de la simiente nueva; aún la sombra de las hojas marchitas cierran el paso del halo de luz y esperanza.
La luz no vuelve y no volverá amigo agricultor, porque el vil metal ha corroído el alma y la voluntad de nuestras autoridades, aún los politiqueros venden el alma, la dignidad y hasta su propia Madre, por un puñado de dólares envueltos en una tela sucia de poder; aún el día y la noche no tienen diferencia para quienes negocian sin tiempo y sin medida el futuro de la Patria.
Por todo esto, pueblo de mi pueblo, tristeza viva de mis amargos desencantos, no volverá la luz ni la esperanza anhelada, aunque brille el sol en el poniente, aunque las aguas hayan calmado su furia irreverente, aunque la brisa evoque un suspiro de verano.  NO… PANCHO PUEBLO, la luz no volverá mientras vivamos cobijados por una seudo democracia, mientras la política siga siendo el norte de la corrupción y la inmundicia, y mientras vivamos aletargados por las ofertas y la demagogia de los mismos agoreros del pasado.
El cambio aún es endeble, las bases no son firmes y fuertes para afrontar la arremetida cobarde de la corrupción disfrazada de candidatura; aún las paredes del Estado tiemblan ante la presencia de los mismos de siempre, todo esto, por la falta de formación y educación política que nunca quisieron entregar los caudillos y caciques de los partidos políticos.
Todo proceso de reingeniería implica renunciamientos y cambio de actitud, pero muchos se resisten al mismo porque no quieren perder el espacio de poder que lo han mantenido a lo largo de la historia.
No obstante la adversidad del presente, debemos seguir uniendo esfuerzos por alcanzar la equidad, la justicia y la auténtica libertad; ojalá el próximo dos de abril, los ecuatorianos entendamos que hay que decidir ¡no para este día! sino para el futuro de nuestros descendientes; para que esto suceda les deseamos: …buen viento …y buena mar.   (O).


Inicia sesión para enviar comentarios
Pensamiento, palabra y acción
Cada uno da a las palabras que emplea el sentido que le es accesible. Y, a la vez, un individuo…
Subjetividad en la sana crítica
La sana crítica es usada por los jueces en los procesos judiciales y se compone de inferencias o conclusiones de…
Escrito por
Cambió profundamente la correlación de fuerzas
El garrotazo propinado por el gobierno al pueblo del Ecuador el miércoles 2 de octubre del presente año cambió de…
Escrito por
La justicia por tuit propio no es justicia, es barbarie
Las historia de Andrea y Miguel es una en la que el común denominador es la violencia intrafamiliar. Violencia entre…
La pose artística del lector activo
La capacidad de entendimiento frente al texto solo se da cuando se comprende lo que se lee; y, en caso…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Edición digital