28 / 05 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Ángel Parra: otro maestro que nos antecede

Valora este artículo
(0 votos)

Luis Ángel Cereceda Parra fue el nombre completo de Ángel Parra. Nació en Valparaíso el 27 de junio de 1943 y murió en París el 11 de marzo de 2017. Hijo de Violeta Parra y de Luis Cereceda Arenas.


La influencia de su madre lo convirtió en un artista e investigador precoz y autodidacta. Su madre  le enseñó a leer, en casa y ejerció diversos oficios desde una edad temprana, en parte para contribuir con el presupuesto familiar luego de la separación de sus padres. La adolescencia la vivió entre viajes a Argentina y Uruguay y labores para canales de televisión, específicamente para la naciente señal de la Universidad de Chile.
Cantautor fundamental dentro del movimiento de la Nueva Canción Chilena, la de Ángel Parra ha sido una voz importante para la música popular de protesta, el folclore urbano y la difusión de los ritmos latinoamericanos. Su vida profesional ha estado marcada por encuentros y colaboraciones con destacadas figuras del arte popular, incluyendo el período de trabajo junto a su madre, Violeta Parra, pero también posteriores asociaciones con Atahualpa Yupanqui, Pablo Neruda, Quilapayún, Los Curacas, Los Blops, Miguel Littin y Volodia Teitelboim.
A fines de los años cincuenta publicó un mini-álbum junto al grupo Los Norteños llamado Cuatro villancicos chilenos y en 1961 viajó a París, Francia, junto a su hermana Isabel para reunirse con Violeta. El conjunto se presentó en locales nocturnos europeos con el nombre de Los Parra de Chile y juntos grabaron el disco titulado Los Parra de Chillán (1963).
Regresó al país en 1964, decidido a continuar con su trabajo en su tierra natal y a imponer allí las raíces de la cultura local, en medio de una escena artística dominada por la Nueva Ola. Más tarde, junto a Isabel, instaló y administró “La Peña de los Parra”, local que se convertiría en el epicentro del movimiento de la Nueva Canción Chilena.
El golpe de Estado de 1973 significó su traslado inmediato al centro de reclusión del Estadio Nacional y, posteriormente, el tránsito por diversos recintos de detención instalados por el régimen militar. En su prisión de Chacabuco compuso el Oratorio de Navidad, que montó por primera vez junto a otros reclusos. En 1974 partió al exilio a México, donde continuó su labor musical. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Voluntad, acción y talento
Ahora mas que nunca, la voluntad y la acción deben imponerse a la desidia, al conformismo y a las meras…
Más cumplimiento y menos aprendizaje
Los ecuatorianos desde el inicio de la cuarentena vienen alternando el teletrabajo con las clases virtuales, en estos dos meses,…
Escrito por
Tiempo de paradojas
Una paradoja se expresa con aparentes contradicciones. La historia de la humanidad está llena de estas paradojas.
Como barco sin timón
Así, como barco sin timón marcha el país, en las actuales y complicadísimas circunstancias que enfrentamos. Con una carencia total…
La matización del lenguaje en tiempos de pandemia
Permítanme empezar con una cita del periodista Iván Sandoval Carrión, de Diario el Universo, el cual manifiesta que: “Cuando miro…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Octubre 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Edición digital