11 / 11 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

La caducidad de los valores

Valora este artículo
(0 votos)

La caducidad, esa causa que produce el efecto de extinguir un derecho, una facultad.

Un sistema, aplicada en el ámbito jurídico; con mayor fuerza e involucramiento humano en la caducidad implantada en las épocas y los tiempos; en los valores éticos y morales; en los principios culturales; en las ideas que germinan con nuevos criterios; en las costumbres; en los sentimientos cívicos y patrióticos; en las normas de respeto y gentileza; de la dignidad y la justicia; y todo porque la insurgente y contagiosa modernidad, consideran que dichos valores son caducos, obsoletos y no concuerdan con la intransigente moda moderna, con las nuevas costumbres y con los apetitos de las generaciones actuales.
En otros ámbitos, una soberbia sujeción que relega con caducidad a los valores, derechos y libertades, erigidos como piedra angular y monumental de la convivencia humana: “Caducaron los valores y el derecho, y el estado se convirtió en dios. Caduco la vergüenza y floreció el cinismo. Caduco la memoria y apostamos al olvido. Caducó la independencia y triunfó el acomodo.
El pragmatismo y es la regla, el inmediatismo el horizonte, la superficialidad es el estilo. “Modernidad líquida”, decía el filósofo Zygmunt Bauaman, que vendría el imperio de la ligereza y la muerte de una cultura cuyos referentes se han diluido entre la trampa de las redes sociales, la pereza de la clase media y el acomodo de los “revolucionarios de sofá”; en esas condiciones, no hay sociedad articulada, solo hay masas, clientes y no ciudadanía.
Consecuentemente, sin una armadura moral, la inteligencia misma se desvanece; la moral es la regla que los humanos deben imponerse si desean sobrevivir como individuos y como especie; el fundamento de la moral radica en la completa abolición de la mentira; lo que no es normal no debe ser social; se debe deliberar con cautela, para obrar con decisión; el presente es la viviente suma del pasado, de sus valores imperecederos que sostuvieron e impulsaron la humanidad en el tiempo y el espacio; únicamente en lo que fue la ética y la moral, la perspectiva de los años descubre la magnitud de las cosas, su verdadera proporción; el iluminado poeta exclama “todo tiempo pasado fue mejor”, lo concibo en su verdadera dimensión, en el aspecto del respeto a los valores morales y éticos, del respeto a los sentimientos más predilectos e inherentes al ser humano, esencia y substancia del ser racional.(O).



Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
4 décadas al servicio de la comunicación
Patricia Soledad Paladines Carrión Fue un 1 de noviembre de 1979, cuando salió a la luz por primera vez diario…
Escrito por
Desde la vuelta a la democracia hasta nuestros días: 40 años como testigo y parte de la historia
Jaime Cueva Pardo Hace cuatro décadas, el Ecuador había vuelto a la democracia, luego de varios años de dictadura; un…
Escrito por
“Cromos del mediodía” de José  Joaquín  Palacios
 Alfredo Jaramillo Andrade Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Es un poemario escrito y dedicado a Ezequiel Valdivieso, por José Joaquín Palacios, para despertar la…
Escrito por
Pasar la página
Ya nadie quiere hablar de los días oscuros. Nos agotamos tanto entre la angustia y la incertidumbre, que preferimos pasar…
Pensamiento, palabra y acción
Cada uno da a las palabras que emplea el sentido que le es accesible. Y, a la vez, un individuo…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Noviembre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Edición digital