11 / 12 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

El rico chupetico de Vallejo

Valora este artículo
(0 votos)

Desaforado vino Raulito a Loja en tiempos de campaña. No llegó a la Casa de Benjamín, sin duda porque le removía la consciencia de que en la Ley de Cultura, excluyeron de la administración del Teatro Nacional “Benjamín Carrión”, a la Casa.

Por eso, de pasadita nomás fue por donde Mao y directo al Cabildo, porque solo ahí le podían entregar las llaves de la ciudad.
Pero nos trajo un rico confite o golosina en forma de chupete o chupetico, como dicen los cubanitos que invaden Loja. Pero ese chupetico no era ninguna pieza de goma en forma de pezón que se pone en el biberón y se da a los niños para que chupen. No. Se trataba de que los lojanos nos aprestáramos a llenar las alforjas… de ilusiones, si de ilusiones.
 Figúrense el muy Vallejo nos vino a decir que la Ley de Cultura era la más linda del mundo, que ahora la Casa será democrática e inclusiva, que no estará dirigida solo por socios listos, sino que se incorporan el zutano, el mengano y el perenseco tildados de gestores culturales y que solo tienen que inscribirse en el Registro Único de Actores Culturales (RUAC) y ya.
También el frenético premier de la cultura del país nos ofertó que al otro lado de la alforja la llenaríamos de libros. ¡Uuuy¡ Con esta golosina, casi, casi nos desplomamos de gusto, porque los lojanos, a más de alcanfores, somos adictos al libro y hasta, a veces, nos descuidamos de la canasta familiar, colmándola de letras y papeles, en vez de comida para los hijos.
Pero, ya liberados de la fuerte emoción choque y volviendo en sí, nos dimos cuenta que solo eran golosinas, esa forma especial que se adapta al paladar del niño y que el pueblo la conoce como demagogia. Y, como los lojanos no somos ningunos niños, jamás nos chupamos ese rancio bombón.
Y el tiro le salió por la culata. Los miembros de la Casa y los nuevos gestores culturales se negaron a su golosina. Loja tampoco se chupó el confite de que el Ministerio de Cultura convocaría a los escritores de Loja y el país a que oferten sus obras para regalar a los niños del Ecuador a fin de fomentar la lectura, porque sabía que en diez años, Vallejito, no movió un dedo por la promoción del libro y la lectura. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Túpac y el tambor
Túpac es un niño antiguo, trae los pies descalzos, los rasgos faciales inconfundibles de sus ancestros, sus ojos oscuros tienen…
Fernando Vire: lojano de enorme estatura moral y profesional
La senda de la vida es el cúmulo de experiencias, aprendizajes, lecciones y proyecciones. Cuando se camina por la senda…
Escrito por
Alkamary, la nueva leyenda de la música lojana
Una de las sorpresas más agradables que he tenido en el presente año ha sido la de escuchar al grupo…
La mentira convertida en valor
Estamos viviendo en una sociedad donde lo que más abunda son las mentiras y en ese ritmo, en poco tiempo…
Tengo setenta y cuatro de todo (Reflexiones de mi padre)
Tengo setenta y cuatro aquilatados años, mi piel es una hoja de otoño, sin verdor ni vigor posible, mi fuerza…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Diciembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Edición digital