Imprimir esta página

La banalización del conocimiento

Valora este artículo
(0 votos)

Uno de los problemas relacionados con el acceso a la información en nuestros tiempos, es la falta de conciencia sobre un aprendizaje real y efectivo.

Si bien la sociedad actual tiene una capacidad ilimitada de acceso a información y conocimiento, el conflicto radica en la posibilidad de esa sociedad de utilizar ese conocimiento para mejorar sus capacidades cognoscitivas.
Nos hemos dado cuenta de que, con el tiempo, los formatos se han ido acoplando a las necesidades y requerimientos de la época. Con Internet, la información viene en cápsulas cada vez más pequeñas y puntuales. Se da una mayor atención a lo visual e interactivo. No se dispone de mucho tiempo así que lo que se requiere es lo más rápido y eficaz, lo que me cuente la historia en un minuto, y si es posible hacerlo en menos tiempo, mejor.
Esto, sumado a la posibilidad de cualquier usuario de Internet de producir conocimiento por sí solo, y la creación de comunidades virtuales que comparten y distribuyen información de interés general, construye un escenario en el que el hecho de tener todo a la mano, puede conducir poco a poco a un proceso de banalización del conocimiento, porque no es necesario indagar demasiado para conocer sobre algo, porque la información generada en Internet no siempre es contrastada o comprobada, y porque es muy fácil dar todo por cierto. Esto nos da como resultado una sociedad que no puede lidiar con la cantidad de información que tiene disponible, que banaliza el proceso de adquisición de conocimientos, y que cree conocerlo todo.
Este problema, obviamente no es producto del desarrollo e implementación de nuevas tecnologías en información y comunicación, porque las posibilidades que estas nos dan son infinitas. El problema es su mala utilización, es la falta de acuciosidad para darnos cuenta de si es que lo que compartimos es verdadero o falso, de que aparentar en Internet que conocemos de algo, en el fondo, no sirve de nada, porque el conocimiento ha estado ahí desde siempre. Ahora simplemente tenemos más recursos para adquirirlo.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios