15 / 10 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Actitudes preocupantes

Valora este artículo
(0 votos)

Preocupa y mucho, ciertas actitudes que rebasan los límites de la tolerancia y la racionalidad humana. Cuando la ciudadanía elige a alguien para que lo represente, ha de ser que lo elige para que cumpla con el deber sagrado de hacer las cosas bien, con capacidad, pulcritud y grandeza, procurando siempre construir y jamás destruir.


Es un acto irresponsable hacer las cosas contrariando ese mandato popular. Es inaudito pensar que se elige a alguien con la consigna de acabar con el otro, de oponerse a todo y levantar tribunas para el escándalo mediático, desdibujando la buena imagen de las instituciones y dejando en mal predicamento a una ciudad y provincia.

Hacer una oposición responsable es totalmente legítimo; pero hacer de la confianza ciudadana un cuadrilátero para el pugilato, el berrinche y el escándalo, eso se llama ruindad, más aún, si se lo hace con claras intenciones de ganar popularidad y “fama” en procura de ascensos politiqueros. Es altamente honroso para una persona honorable perder una elección popular a ganar la misma en base a actitudes obstruccionistas, escandalosas y perversas. Quien gane elecciones mediante estas prácticas de baja ralea, hará lo mismo aquí, allá y más allá. Parodiando a Hemingway, diríamos que “tratar de hacerse famosos atacando con escándalos al otro, es simplemente ignorar que esa fama te pudre el alma”. Al respecto William Shakespeare advertía: “Cuidado con la hoguera que enciendes contra tu enemigo; no sea que te chamusques a ti mismo”.

El mayor obstáculo para el progreso de los pueblos, es que la gente no escucha a quienes hablan con sensatez sino a quienes vociferan libertinamente, diciendo lo que piensan, sin pensar lo que dicen. Es que “La primera virtud de una persona es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo la razón sabe callarse”. Saber crecer con serenidad, es saber escoger el sendero adecuado para vivir. La serenidad es el reflejo de una mente positiva, libre de prejuicios, de espinas, de pandemias que destruyen.

Un hombre o una mujer que se distinga por la serenidad en su forma de sentir, pensar y obrar, siempre será un ejemplo para el hogar, para la familia y para la sociedad. Actuar con sensatez y sabiduría es estar a la altura de los anhelos humanos. Una palabra serena vale más que un millón de escándalos.

Cuando se aprende a ser sensatos se aprende también a ser buenas personas. Los insensatos son los únicos que encuentran placer en el mundo de los ruidos y las falsedades. El sensato, por lo regular, promete poco y cumple mucho.  “La diferencia entre el hombre insensato y el sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspira a vivir humildemente por ella”. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Subjetividad en la sana crítica
La sana crítica es usada por los jueces en los procesos judiciales y se compone de inferencias o conclusiones de…
Escrito por
Cambió profundamente la correlación de fuerzas
El garrotazo propinado por el gobierno al pueblo del Ecuador el miércoles 2 de octubre del presente año cambió de…
Escrito por
La justicia por tuit propio no es justicia, es barbarie
Las historia de Andrea y Miguel es una en la que el común denominador es la violencia intrafamiliar. Violencia entre…
La pose artística del lector activo
La capacidad de entendimiento frente al texto solo se da cuando se comprende lo que se lee; y, en caso…
Escrito por
Greta, la inoportuna
El otro día andaba en una reunión de amigos y recordé lo que significa ser una mujer rodeada de hombres.…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Octubre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Edición digital