19 / 09 / 2017

Archivo Loja, Ecuador

La escuela del mundo al revés

Valora este artículo
(0 votos)

El título que precede es parte del libro de Eduardo Galeano “Patas arriba”. Como él mismo lo describe, nos encontramos con un modelo de sociedad y de escuela que se contradice con la lógica del respeto a los demás, y nos muestra una realidad inhumana, propia del decadente sistema capitalista.

Mientras el Ministro de Educación anuncia acciones para mejorar la calidad de la educación, por ejemplo, reformas al sistema de ingreso a la universidad y reapertura de escuelas unidocentes; el anterior Ministro y otros colaboradores del Presidente Correa, censuran estas intenciones. Será acaso como parodia Galeano, se estará planteando una reforma educativa al revés. Al revés también pareciera el diálogo que propone el Presidente Moreno, que en el campo educativo insiste en educar y para la libertad, y sin embargo se mantiene la política de reprensión propia de las dictaduras políticas, como la judicialización de la protesta social y la persecución a los dirigentes políticos y sociales que no se alinean al pensamiento oficial.

Los cambios educativos parecieran ser del mundo al revés del que habla Galeano, puesto que se dice que los estudiantes tendrán derecho a una formación integral, para ello se propone un bachillerato general unificado que reduce los aprendizajes a las destrezas con criterios de desempeño y un bachillerato internacional excluyente y ajeno a la realidad nacional, en los que se concibe a los estudiantes como “capital humano”, priorizando la dimensión de emprendimiento y lo económico, y no la condición de ser humano. Lo importante de este modelo al revés, es garantizar la dependencia y no la anunciada educación liberadora para alcanzar el buen vivir.

La escuela del mundo al revés habla de la inclusión, pero en realidad es excluyente, ya que niega a los alumnos con capacidades diferentes el derecho a recibir educación y atención especial al no dotar de los profesionales para ello. Se habla del derecho a la diversidad y al reconocimiento de las diferencias, pero se impone una evaluación estandarizada a todos.

Creyendo que la escuela es el centro de atención, se construyen escuelas del milenio que dejan a los alumnos fuera con el cierre masivo de escuelas unidocentes en el sector rural e indígenas o alejándolos de sus lugares de origen. En el modelo revolucionario no es necesario estudiar para profesor, cualquiera puede serlo, es decir se desprofesionaliza al docente. Así el cambio y las soluciones no serán posibles. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Educación y derechos humanos
Se habla de derechos humanos y está bien, y hay que seguir hablando, pero hablamos poco de los deberes humanos.…
Con aires de paz
Ciertamente la idea de paz es tan inmaterial y a la vez tan valiosa, y creo también que su símbolo…
No es lo mismo caramba que carambola
Cuando digo caramba, expreso mi asombro por hechos insólitos, cuando digo carambola, me refiero a una buena jugada, donde premeditadamente…
Los cristianos celebramos el tiempo de la creación
Una curiosa y muy importante evento que nos permitimos ofrecer a nuestros lectores como aporte a la construcción de “el…
Escrito por
El aciago y olvidado episodio del feriado bancario
1999, es el inolvidable año catastrófico que soportó el pueblo ecuatoriano y cuyas demoledoras secuelas persisten hasta la actualidad no…

Noticias por día

« Septiembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Edición digital