20 / 04 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Cómo escribir una relatoría

Valora este artículo
(0 votos)

En la vida escolar, académica y profesional hay que conocer las formalidades e instrucciones lingüístico-formales y contextuales para crear un texto que sea entendible y debidamente interpretado y valorado por el lector. Como señala Guiomar Ciapuscio: “Quien escribe un texto académico o profesional debe esforzarse por formular el conocimiento complejo que hay que transmitir de manera comprensible y precisa: para ello debe echar mano de estrategias globales generales de presentación de la información y de estrategias específicas de tratamiento de expresiones particulares” (2014).


El lector está en la misma situación de complejidad que el autor para comprender y valorar el texto leído desde su mejor esfuerzo cognitivo y en orden a una serie de operaciones de diversa índole que debe ejecutar. “El lector procesa la información a partir de las expresiones que contiene el texto para construir una interpretación; interpretar no es, sin embargo, extraer información del texto, sino también evocar y relacionar meramente conocimientos previos, que estarán, además, asociados a experiencias, creencias y valores que desempeñan un papel importante en esta operación” (Ibid).

Y dentro de esta complejidad lectora, entra en juego el funcionamiento biológico del sujeto lector que Giovanni Parodi lo describe así: “Para leer es necesario estar en condiciones de ver, esto es, tener el sentido de la vista. Pero (…), existe una condición más fundamental: es necesario mantener un cerebro que permita al lector ser capaz de leer. En efecto, el cerebro humano contiene un conjunto de neuronas especializadas de las que, ante determinados estímulos, crecen ciertas prolongaciones filiformes, denominadas axones. Estas neuronas se conectan entre sí mediante las llamadas sinapsis, formando estructuras específicas para cada estímulo” (2010).

Estos aspectos tanto de la lectura como de la escrita son apenas unos cuantos elementos de los muchos que hay que considerar, según sea el tipo de texto que hay que escribir y/o leer. Así, por ejemplo, si se trata de redactar una relatoría, el autor y el lector deben saber que no es lo mismo que escribir un resumen o un texto expositivo. La relatoría es un informe de lectura muy valorado en el mundo académico. “En una relatoría se puede exponer, describir, explicar, analizar, interpretar o argumentar. La relatoría les permite a los estudiantes ampliar sus conocimientos, recoger información, estructurar su pensamiento, forjarse un criterio propio y prepararse para abordar otras formas de escritura más complejas” (Moreno, et al, 2014).

Una manera, aunque no sencilla pero sí funcional, para escribir una relatoría se la puede condensar en seis pasos: 1) Se describe sintéticamente el texto leído. 2) Se extrae la tesis o las ideas esenciales. 3) Se presentan los argumentos que sustentan la tesis o las ideas principales. 4) Se escribe un aporte personal: el estudiante lector toma posesión argumentando frente a la tesis e ideas centrales del texto. 5) Se puntualizan observaciones sobre el texto: en este apartado el relator expone las apreciaciones que el texto le haya podido generar en relación con el estilo, su lectura, su densidad o cualquier otro aspecto que considere importante manifestar. 6) Se describen las referencias citadas: al menos debe acudirse a dos fuentes (Ibid). De esta manera, el estudiante pondrá en práctica todo su componente intelectual en vista de que la relatoría solo es posible si se ha leído desde la mejor comprensión literal e inferencial.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Creación de la universidad estatal para Zamora Chinchipe
La ciudadanía de la provincia de Zamora Chinchipe, exige a la Senescyt y organismos afines de educación superior, que se…
Vulnerables
La concurrencia de circunstancias, distintas instancias de trabajo y desocupación hace que se evidencie la vulnerabilidad como consecuencia de la…
Alfredo Jaramillo Andrade y Pío Jaramillo Alvarado
La lucidez intelectual y la versión más plenamente humana del hombre de ciencias y de letras, Alfredo Jaramillo Andrade, navegan…
Escrito por
¿Quién me cuidará en la vejez?
Con esta incógnita, nadie ha pensado preverse, mientras la población adulta mayor crece, en especial la vejez en estado crítico,…
El secreto dual de una ciudad
Entre cielo y tierra hay en territorio ecuatorial una urbe que crece bajo el amparo de lo dual y divino,…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Noviembre 2015 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Edición digital