15 / 10 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

El aciago y olvidado episodio del feriado bancario

Valora este artículo
(0 votos)

1999, es el inolvidable año catastrófico que soportó el pueblo ecuatoriano y cuyas demoledoras secuelas persisten hasta la actualidad no solamente en el orden económico sino también en el social y moral producidos en el ser humano, a la mayoría de  habitantes los volvieron desconfiados con todos y de todo, los trastornaron, muchos quedaron al borde de la locura, se produjeron suicidios, paros cardiacos y como corolario la migración forzada de incontable número de compatriotas víctimas de la depredación que los dejó en la miseria ya que muchas empresas y negocios quebraron, se agigantó el desempleo  y la inflación creció, consecuentemente se agudizó la pobreza  y muchos tuvieron que vender o hipotecar su casa para poder subsistir.

Al finalizar la década de los noventa del siglo pasado se entró en una pavorosa e incontrolable crisis económica originada por algunas causas, entre otras, la caída del precio del petróleo, el endeudamiento por más de 80.000, millones de dólares por los gobiernos que se sucedieron desde 1980, la crisis financiera internacional y el despiadado y perverso acto de corrupción de los banqueros nacionales con la proliferación de créditos vinculados en beneficio de las empresas de su propiedad que nunca los pagaban y que se habían acostumbrado lo haga el Banco Central.

El Gobierno presidido por Jamil Mahuad, el 8 de marzo del año en referencia, decretó el “feriado bancario”, se congelaron los depósitos por un año, algunos bancos quebraron y pasaron a control del Estado. 

En enero de 2000, se decidió como única salida la dolarización con una paridad de 25.000, sucres por dólar, con lo cual se lo pulverizó al sucre, medida por la cual quienes tenían ahorros en sucres solo pudieron recuperar la quinta parte de su valor, esto es, la persona que había ahorrado un millón de sucres quedaba con apenas 40 dólares; el jubilado a quien se le depositaba en cuenta de ahorros su pírrica pensión que le posibilitaba subsistir a medias y que para un gran número no llegaba a más de 80.000 sucres mensuales quedaba en la indigencia, pasó a percibir 3 míseros dólares mensuales. Esto es algo del trágico drama que la mayoría de ecuatorianos tuvimos que soportar por la corrupción de las grandes élites del poder económico privado.

Muy poco se ha tocado este tema, a pesar del reclamo permanente de los miles de perjudicados con el plantón de los días lunes en el edificio de la AGD, reclamando su dinero mientras los corruptos banqueros e integrantes de la pandilla gubernamental de esa época disfrutan alegremente en el país y en el exterior del esfuerzo y sacrificio de millones de compatriotas que les confiaron sus ahorros sin que la justicia hasta la actualidad les alcance; tampoco los asambleístas y  políticos que padecen de Alzheimer parcial o interesado y a diario dicen combatir la corrupción nunca expresan algo sobre este funesto episodio que convulsionó al país. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Subjetividad en la sana crítica
La sana crítica es usada por los jueces en los procesos judiciales y se compone de inferencias o conclusiones de…
Escrito por
Cambió profundamente la correlación de fuerzas
El garrotazo propinado por el gobierno al pueblo del Ecuador el miércoles 2 de octubre del presente año cambió de…
Escrito por
La justicia por tuit propio no es justicia, es barbarie
Las historia de Andrea y Miguel es una en la que el común denominador es la violencia intrafamiliar. Violencia entre…
La pose artística del lector activo
La capacidad de entendimiento frente al texto solo se da cuando se comprende lo que se lee; y, en caso…
Escrito por
Greta, la inoportuna
El otro día andaba en una reunión de amigos y recordé lo que significa ser una mujer rodeada de hombres.…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Edición digital