23 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

No es lo mismo caramba que carambola

Valora este artículo
(0 votos)

Cuando digo caramba, expreso mi asombro por hechos insólitos, cuando digo carambola, me refiero a una buena jugada, donde premeditadamente se ha buscado con un golpe certero impactar a otros, para conseguir, por repercusión un resultado que le favorece al autor de la carambola.

Bueno es así que digo caramba para protestar acerca de mil cosas, por ejemplo, cuando tengo que aclarar que no es lo mismo cometer errores de digitación que cambiar en una resolución o sentencia términos que fonéticamente son parecidos como: cambiar la frase “me dieron “por “midieron”; no es lo mismo “muestra que nuestra”, tan poco “condiciones que comisiones”, “subroga que suponga”, “V&V que Veinte”.  Asimismo no es lo mismo “48,000 que 148,000.00”; y unas cuantas decenas más de palabras cambiadas a pretexto de error de digitación.

Tampoco es lo mismo agregar frases enteras en los testimonios, o decir que es lo mismo “Edificio Horizontes” que “Edificio Nuevos Horizontes”, como que: “03 de septiembre de 2009 es lo mismo que 20 de septiembre de 2011”.

Digo caramba, para resaltar que no es lo mismo “depósito” que “nota de crédito”, aunque haya verdaderos peritos para sostenerlo. Un depósito en cuenta bancaria es siempre realizado externamente por los clientes, mientras que una nota de crédito es realizada internamente por los oficiales de cuenta.

Y hay que decir caramba, para aclarar que no es lo mismo, reconstrucción contable que auditoría, aunque la estrategia jurídica rebase los límites de lo posible.  Una reconstrucción contable, se hace para completar una contabilidad incompleta, allí no hay auditoría, puesto que no hay condiciones para hacerlo, menos para establecer responsabilidades.

Caramba, para expresar que no es lo mismo, fondos públicos que fondos privados, ya que los primeros son del Estado y los segundos del sector privado. Y no es lo mismo, peculado que peculado bancario, y que el peculado en cooperativismo no existe legalmente.

Y finalmente elevo la voz para decir caramba para diferenciar que el deber de un buen ciudadano no es lo mismo que el deber de un administrador de empresa, aunque se le busque mil formas para hacer la carambola, lo uno no es lo mismo que lo otro. Y aunque haya tantos intereses, los juzgadores no pueden ser justicieros, si prevalece el criterio técnico y la responsabilidad de administrar justicia. (O).

 

Lo último de Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Inicia sesión para enviar comentarios
XXI Congreso Internacional de la Asociación de Ecuatorianistas
En los últimos años he tenido la oportunidad de asistir en representación de la UTPL como ponente, y en calidad…
Escrito por
Verónica o Jeannine
En días anteriores apareció en Facebook una especie de encuesta en la que se pedía la opinión acerca de cuál…
Mujer de las mil batallas
Los debates en torno a la construcción de la nación tienen carácter contingente y cambiante de acuerdo con los intereses…
Escrito por
“En los senderos del sur”
Hace unos días nomás, salió, justo, desde este punto cardinal del país, a la luz de los lectores el libro…
Nadie lo supo, nadie lo sabe, “nadie lo sabrá”
Desde que el actual gobierno tomó la decisión de abrir la “caja de pandora” para dar paso a los procesos…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Edición digital