26 / 08 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

La redacción de un artículo científico (2)

Valora este artículo
(0 votos)

Continuamos con la especificación técnica y de redacción de un artículo científico. Hemos postulado indicaciones de cómo se redacta el título, el autor o autores, el resumen, la introducción, materiales y métodos y los resultados con los cuales, luego, se pasa a la descripción puntual de la discusión que consiste en analizar y comparar en forma correcta lo que significan y representan en el ámbito de la investigación cada uno de los datos obtenidos.

Antes de redactar la discusión de la investigación, el redactor o redactores deben saber que lo que se analiza o discute son siempre los datos más relevantes; y, en orden a esta premisa se debe pensar en las siguientes preguntas: “¿Qué significan estos resultados?, ¿qué tanto contestan la pregunta original?, ¿hasta qué punto nuestros resultados reafirman algún principio conocido o predicho por nosotros u otros autores?, ¿estamos presentando la ‘excepción de la regla’?, ¿por qué?, ¿qué concluimos y por qué?” (Moreno et al, 2014).

Sobre la base de estas preguntas, debidamente meditadas, ya es posible escribir lo más significativo de los datos. Moreno et al (2014) recomiendan fijarse en cuatro aspectos: “Indicar si los datos del trabajo concuerdan o no con la bibliografía anterior. Exponer las consecuencias teóricas del trabajo y sus posibles aplicaciones prácticas. Resumir las pruebas que respaldan cada conclusión.

Mostrar las relaciones existentes entre los hechos observados [destacando] la conclusión más importante”, de manera que los interesados en leer el artículo fijen la atención en la conclusión de mayor significación que con acierto se la pudo puntualizar en esta sección.

Se supone que la redacción de la discusión y, en general, todo lo que se escriba en el artículo para su publicación es susceptible de ser verificado objetivamente. Por tal razón, la escritura de este tipo de textos debe ser redactada de manera impersonal, es decir, en tercera persona gramatical para evitar el deslizamiento de ciertas emociones y la opinión subjetiva de quien o quienes escriben el texto.

El lenguaje utilizado tampoco puede ser ambiguo para evitar la multiplicidad de interpretaciones que se podrían generar por una mala práctica de redacción, tanto porque lingüísticamente no pueda estar bien escrito o porque técnicamente no utilicemos el vocabulario propio que cada área del conocimiento lo tiene ya delimitado. La naturaleza de esta afirmación obedece a que “los textos científicos dan a conocer el conocimiento propio de este nivel de saber, lo que implica la presentación de resultados de investigaciones, sustentadas en teorías o leyes que permiten desarrollar un conocimiento. [En tal virtud] (…) lo que quiere decir que para cada área del saber se requiere de una jerga que permita ubicar en un nivel teórico al texto” (Lugo, 2007) y de practicidad de escritura con toda la objetividad y precisión que sean posibles.

Desde esta perspectiva, la escritura del texto científico finaliza con la puntualización de las conclusiones y las referencias bibliográficas. Y aunque la conclusión más significativa ya consta en la discusión, en esta sección se debe describir el resto de conclusiones que dan cuenta de los resultados concretos efectuados en la investigación.

La lista de referencias bibliográficas cierra la escritura del artículo. Pues, solo las fuentes citadas en el texto son las que en esta sección aparecen referenciadas y ordenadas alfabéticamente, y de conformidad con las normas dispuestas por la revista en donde se va a publicar el artículo. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Loja noble tradición de señorío, esbeltez e hidalguía
Al llegar la portentosa imagen de la Virgen de El Cisne a la ciudad de Loja, inicia con ella la…
Escrito por
Adolfo Bioy Casares, el inventor de fantasías
Luis Antonio Quishpe Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. En el mundo literario, a Adolfo Bioy Casares se lo conoce como el inventor de fantasías…
Escrito por
Emprendimiento y creatividad
La inflación y la devaluación han sido siempre los fantasmas en las últimas décadas que han obscurecido el horizonte de…
Subjetividad de género en lo penal
La subjetividad está prohibida para los operadores de justicia, pero, es difícil no caer en estas, pues somos humanos; más,…
El respeto, por sobre todo, amigos visitantes!
 Esta Loja franciscana de por sí, es hospitalaria, con esencia solidaria y más dulce que manzana. Tempranito en la mañana…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Agosto 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Edición digital