17 / 01 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Cadenas invisibles de violencia

Valora este artículo
(0 votos)

Para hacer paz hay que tener un equilibrio emocional perfecto, hay que evitar la violencia, pero también se tiene que saber luchar contra los abusos y el sometimiento. Diferenciar y estar claro que ser pacífico no es sinónimo de débil, y comprender que quienes cometen delitos como crímenes, robo, violaciones, atentados, abusos tipo: bullying, moobing, y el acoso en todas sus formas son sembradores de conflicto, y que lo más valioso que puede perder el ser humano es la paz.  Por lo dicho, acaso no se sabe que en el mundo actual, tanta gente recurre al suicidio, a la destrucción, todo producto de cadenas invisibles de violencia, hay gente que cotidianamente es abusada en los lugares de trabajo, otros en sus lugares de estudio y también en sus hogares.

Muchas veces se cree que solamente son crímenes aquellos en los que se ha atentado contra la integridad humana, sin embargo, el maltrato psicológico es más grave que el físico, la ley lo valora así. Historias sobran, lo he experimentado en carne viva y los autores de tales delitos andan cobijados en prestigios y famas que no merecen. 

Se de amigas a quienes el sometimiento a estas cadenas invisibles de violencia les produjo enfermedades catastróficas, otros, como el caso de un familiar cercano, a quien un integrante de las fuerzas armadas lo acosó hasta producirle un infarto cerebral.  Si cuento mis pérdidas son enormes y sin embargo, he tratado de hacer paz, de romper con la cadena, de no caer en el desquite y he buscado formas legales de que cada persona reciba lo que merece como resultado de lo que ha dado a la sociedad.

La codicia por el poder, la ambición desmedida, la frustración por lo que no pudieron realizar a causa de inseguridad y falta de carácter o de habilidad, quizá por el poco recurso interno en su vida, lleva a mucha gente a obrar sin moral, a envidiar y a obsesionarse por causar daño al prójimo; en tal contexto, es necesario una mirada profunda, para identificar a los abusadores, para no caer en su juego, saber que si estos piden colaboración para hacer daño a otro ser humano, esa persona debe ser denunciada, no podemos convertirnos en criminales.

Tenemos que identificarlos, puesto que se disfrazan de poderosos, de buenos y hasta salen en los medios de comunicación abanderados de justicia, en su afán de desprestigio y con el fin de agitar las cadenas de violencia. Entendamos que la paz es acción en el bien. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Medellín, cincuenta años después
Con motivo del cincuentenario de la Conferencia de Episcopado Latinoamericano celebrada en Medellín, la Pontificia Universidad Católica de Chile ha…
Muñequeo político y falsas señales
Empezaré por reconocer mi extrema ingenuidad y que esta opinión está llena de obviedad al respecto, es así que, sin…
Los desafíos de la Consulta Popular
Una Consulta Popular es una oportunidad que se le da al pueblo para que se pronuncie sobre asuntos de interés…
Abandono doloroso
Poco nada se decirte y si digo es poca cosa más color tiene la rosa que pretende malherirte. Nada rima…
Escrito por
Alejandro Carrión
Alejandro Carrión (1915 - 1992), ilustre poeta, novelista y periodista lojano, 18 de noviembre de 1979, en la Asociación de…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Edición digital