22 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

El flagelo del hambre mundial

Valora este artículo
(0 votos)

En la declaración de los Derechos del Hombre y el ciudadano en la Revolución Francesa en 1789, como parte fundamental se estipula el derecho humano a la igualdad, la libertad, el bienestar integral, física y psicológicamente entre otros, estos derechos se abalizan con la declaración universal de los Derechos Humanos, garantizados por todas las constituciones y legislaciones mundiales, de convenios internacionales y tribunales jurídicos, para garantizar la irrestricta observancia y un veraz cumplimiento de estas normas que vigilan y protegen al ser humano, como ente primordial de la creación.

En el informe anual, la Organización de las Naciones Unidas “ONU”, patentiza con gran vehemencia, que el flagelo del hombre y la desnutrición ha sufrido un embate progresivo comparado al año 2015, año en el cual con suma complacencia había cedido este flagelo criminal de la desnutrición y del hambre y, que actualmente se establecen en más de 500 millones de seres humanos, a nivel mundial, cifras que consternan y amenazan, que nos invitan a una seria meditación y, una elocuente solidaridad humana.

Las causas proclives de la proliferación de esta crisis humana, que lacera lo más recóndito del alma son: Las guerras fratricidas y demenciales, que ocasionan el genocidio y la depravación, con el consecuente desplazamiento humano; la instauración de gobiernos dictatoriales, que ocasionan la necesidad de emigrar ante la inseguridad, por las guerras civiles que se suscitan; la intolerancia religiosa y la segregación racial  producen y causan desequilibrio humano; el terrorismo y el narcotráfico desestabilizan y marcan economías dispares.

Pero existen causas capitales: el calentamiento global, ha trastornado severamente la naturaleza, marcando zonas de una aridez perpetua, negando absolutamente la producción agrícola, ganadera, forestal y de asentamientos humanos, entonces grades oleadas emigran en busca de medios elementales de subsistencia, cuando el líquido vital el agua se ha agotado, elemento indispensable de vida, que su carencia, en un tiempo no lejano, será la manzana de la discordia y la guerra.

Todas estas causas coaligadas y de incidencia mundial, son las generadoras de una brecha inconciliable de entre ricos y pobres, que cada día se agudizan con caracteres de fatalidad, y que acrecientan geométricamente la desnutrición y el hambre, hasta cumplir inminente e inexorablemente con el fallecimiento de seres inocentes, que pagan el tributo fatal sin culpabilidad alguna, que indolente e inhumanamente, solo pasan a ser parte de estadísticas. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Nadie lo supo, nadie lo sabe, “nadie lo sabrá”
Desde que el actual gobierno tomó la decisión de abrir la “caja de pandora” para dar paso a los procesos…
El consumo de alcohol
Hay una ordenanza que está en discusión en el Cabildo lojano y que tiene que ver con extender el horario…
Escrito por
Oswaldo  Guayasamín pintor contemporáneo del llanto, la ira y la ternura
Nació en Quito 6 de julio de 1919 muriendo en el año de 1999, de padre indio y madre mestiza.…
Escrito por
Educar para la felicidad
El 22 de mayo pasado falleció el conocido divulgador científico español Eduardo Punset, a los 82 años de edad. Su…
Procusto y el odio
Procusto también conocido como Damastes, es un personaje de la mitología griega, la representación más auténtica de la envidia y…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Edición digital