23 / 02 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

La filosofía de la revista “Antología del Jubilado”

Valora este artículo
(0 votos)

El día de hoy, inusitada y pletóricamente, los jubilados y pensionistas de Montepío de la provincia de Loja, con la convicción de fe en el presente y esperanza en el futuro, estamos plasmando nuestras vivencias y añoranzas, cifradas en el convivir social, clasista y de elocuente solidaridad humana.

La revista “Antología del Jubilado”, constituye el reflejo y compendio predilecto, y la identificación del documento genuino, el cúmulo de nuestro patrimonio cultural, social y humano y, un legado baluarte, pionero, de senda y certera guía, con diafanidad de principios dilectos y prácticas dialécticas, para las presentes y futuras generaciones.

El contenido elemental, la estructura filosófica, que se traduce en la vida misma, en el bregar constante y, la cotidiana actitud del ser humano, especialmente cuando cifrada la edad atesorada, de una circunspecta experiencia, de la entrañable sobriedad, del espíritu apacible y solidario, encarnados en la mente y el corazón, están impregnados en las páginas de las revista “Antología del Jubilado”; estas reseñas son el fiel testimonio y revelación histórica, de la constitución de nuestras organizaciones clasistas: asociaciones, Federación Provincial y de la Confederación Nacional  de Jubilados, de su evolución en los ámbitos jurídicos, social y del empoderamiento mental de sus proyecciones y anhelos que se plasman en auténticas realidades.

Se patentizan en la revista “Antología del Jubilado”, los derechos impertérritos e irrenunciables del jubilado, que acordes a su edad y circunstancias, son imperativos de justicia y equidad y, de un irrestricto cumplimiento.

El ser humano dotado en dos elementos vitales: lo físico que es materia efímera, corruptible y, el espíritu que es esencia sublime y eterna, entonces, apelando a vuestra benignidad y capacidad mental, para que al leer la revista que hoy sale a luz pública, que versa sobre jubilados, de la tercera edad y de mayores, os dignéis, con comprensión aquilatar el espíritu indomable, sereno y eterno de los mayores; sus anhelos, esperanzas y desencantos, del sendero inefable e inexorable por el que debemos endilgarnos y caminarlo, como designio del arquitecto universal; porque esta es la convicción espiritual que entrañan los surcos de la revista “Antología del Jubilado”. (O).

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Lo que escribes
”Adelaida Falcón, una maestra caraqueña, fallece tras una larga enfermedad. Su hija Adelaida, de treinta y ocho años, no tiene…
Escrito por
Desconcierto y parálisis en la actividad económica
En medio de la permanente barahúnda en que se debate la humanidad, por los diarios reclamos ciudadanos a los gobiernos…
Escrito por
Faltan pruebas esenciales señor Gobierno
Para ingresar al sistema educativo nacional, el Ineval se ha inventado la herramienta “Quiero ser maestro” que no es otra…
La muerte violenta está en todas partes, transita por las calles
Confesamos que dolor e impotencia nos causa una serie de accidentes de tránsito, que hoy por hoy, no hay día…
Gestionando por decretos...
Cuando era un joven estudiante de Liceo, solían contarnos una historia que se titulaba ‘Mensaje a García’. En líneas generales,…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Edición digital