17 / 08 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

La tecnología en la modernidad líquida

Valora este artículo
(0 votos)

No es nada nuevo decir que, a partir de la década de los sesenta, la velocidad con que se han producido cambios y evolución en la generación de herramientas tecnológicas ha sido exponencialmente rápida. Las condiciones cambian a diario y los inventos se vuelven obsoletos en un abrir y cerrar de ojos. Estamos en un tiempo en el que intentar adivinar qué pasará en el futuro es más arriesgado que antes, porque la concepción del paso del tiempo ha cambiado también, el futuro que todos soñábamos nos llegó hace rato, y el presente que vivimos es incierto.

El sociólogo polaco Zygmunt Bauman acuñó el concepto modernidad líquida, para referirse a la continuación caótica de la modernidad. La rápida transición entre una época y otra. Desecha la idea de postmodernidad que ha sido planteada por otros estudiosos, por considerar que la humanidad cambia de posición de manera fluida, sea esta posición económica, social, geográfica o ideológica.

Dentro de la variedad de herramientas tecnológicas que tenemos a nuestra disposición, los dispositivos móviles y las redes sociales dominan nuestro día a día. De alguna forma se cumple lo que decía Aldous Huxley en Un mundo feliz hace más de setenta años. La humanidad necesita adaptarse a los dispositivos tecnológicos que tiene, y no la tecnología a las necesidades de los seres humanos.

Leemos, visualizamos y manipulamos información todos los días, nuestro cerebro se ha acostumbrado a organizar, jerarquizar y discriminar información de acuerdo a nuestros propios intereses. Ha encontrado la manera de adaptarse al flujo de información que se genera todos los días en las aplicaciones que utilizamos. Conectamos con gente a distancia, tenemos interacciones sociales, creamos comunidades de personas con intereses comunes en ambientes virtuales. Siempre estamos haciendo algo. Siempre consumimos. Siempre compartimos. Siempre producimos.

Bauman tenía razón al darle la característica de “líquida” a la época en que vivimos, porque ya no buscamos estabilizarnos en un lugar o tiempo determinado. Queremos fluir a través del vórtice de información que nos constituye y nos rodea. Cambiamos, al mismo ritmo que lo hacen las condiciones en las que vivimos, y nadie sabe lo que pasará después. Porque nadie puede.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Al caminante y al peregrino
La rutina se interrumpe cuando llega la tragedia, el tradicional movimiento de la parroquia El Cisne cambió radicalmente, el ir…
La literatura como reflexión de la historia
Existen numerosas posiciones respecto de la función que cumple el arte en la vida cotidiana de la gente y en…
Escrito por
¡Las vacaciones!
Si hay algo que verdaderamente alegra el espíritu de la ju­ventud estudiosa, son las etapas vacacionales establecidas por el Ministerio…
Los quipus de la historia andina
Antes que la región andina sea colonizada e incluso antes que nazca para los occidentales el nuevo continente, la civilización…
Pensar antes de hablar: los tres tamices de Sócrates
La historia de la filosofía registra que en la antigua Grecia, Sócrates tenía una gran reputación de sabiduría. Un día…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Agosto 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital