22 / 07 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Leer es convivir

Valora este artículo
(0 votos)

En la medida en que uno conoce el mundo asume un modo de vivir; a mayor conocimiento de un asunto específico, el modo de vivir se amolda a esa circunstancia. Y, en definitiva, todo el conocimiento y la experiencia que un ser humano acumula con plena lucidez, es un modo de vivir. Y si una persona ha logrado incorporar, a lo largo de su vida, a la lectura en su modo de vida, es porque ha sabido incorporar a su mundo la vida de otros, y es, justamente, con la otredad, es decir, con el decir de los demás, en este caso, con la opinión, con el conocimiento y con la fuente viva de la palabra escrita de los demás que la vida personal de ese lector cobra una nueva mirada para experimentar el mundo desde esa circunstancia que siempre será profundamente enriquecedora. Hay, en este caso, un modo de vivir muy específico.

El conocimiento siempre nos educa, y si viene de la lectura, no solo que se educa la razón, sino la emoción de ese lector. Pues, escritura y lector entran a formar parte decisiva de las relaciones humanas, y ellas, “se ordenan desde la emoción y no desde la razón, aunque la razón dé forma al hacer que el emocionar decide” (Maturana, 2010, p. 48) como producto del impacto que puede causarle la trama o la historia, es decir, el asunto escrito que la lectura le causa a ese lector específico; así se configura ese modo de vivir: emoción tras emoción.

La lectura, pues, no solo que nos permite conocer. Es verdad que la razón interviene para conocer, pero es la emoción, es mi yo interior, plena y auténticamente subjetivo el que me permite llegar a saborear, a degustar ese conocimiento, incluso a experimentar una especie de gozo o de sufrimiento, de dolor, de angustia como producto de mi emocionar, de mi manera personal para percibir ese mundo de letras que me dice mucho más de lo que literalmente en ellas aparece. En efecto, lo fundamental en el fluir de la lectura no es la razón de ese conocimiento que percibo sino el fluir de esa vivencia lectora que me emociona de diversas formas; y que, por supuesto, se canalizan según sea mi modo de vivir.

Existe, por lo tanto, un convivir de lectura, según sea ese modo de vivir, es decir, de percibir y de vivir el mundo. Alberto Maturana, cuando habla de su biología del conocer, me da las pautas para afirmar que leer es convivir y, “por lo tanto, un acceder a convivir en un espacio de aceptación recíproca en el que se transforman el emocionar y el actuar de los que conviven según las conversaciones que constituyan ese convivir” (2010, p. 75).

En efecto, los escritores con el lector mantienen una relación de convivencia; no se trata de un mero monólogo, en el que el lector de manera pasiva recibe lo que le “dicta” el escritor. La lectura es una auténtica conversación, la más enriquecedora de las conversaciones: los diálogos, las interrogantes, las hipótesis, los supuestos, las discrepancias, las disonancias, y en fin, los diferentes puntos de vista que al lector le aparecen en esa contertulia de letras, son de su emocionar, y no tanto de su razonar: son, en esencia, la expresión de su modo de vivir y dentro de unas circunstancias mundanas que hacen referencia “a un todo semióticamente estructurado cuya significancia posibilita la comunicación de la experiencia intramundana con los entes. De todo ello se infiere que la intersubjetividad de las relaciones comunicativas solo es posible dentro de los marcos de una determinada apertura lingüística del mundo” (Ferro, 2015, p.18).  (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Por el sendero de la luz: Plática con personeros del IESS de Loja
Un fenómeno social de singular importancia, acaeció en la vida política y social del país, con el cambio de gobierno;…
Tejedoras, tejidos y telares
Hoy como en otras ocasiones, rememoro el ejemplo de una tejedora, ella que con sus afectos y sus hilos hacía…
Lecciones que nos deja el mundial de futbol
Cuando nos esforzamos por aprender de la vida, toda ocasión nos proporciona lecciones que nos posibilitan mejorar nuestra vida personal,…
El lector es un atento caminante
Cuando uno lee siempre se viaja con alguien a través del pensamiento: son dos personas las que viajan, el lector…
Homenaje a Zoilita Calderón
Acá dejo unas breves líneas recordando los tiempos de escuelita, cuando éramos unas chiquillas, tuve la suerte de ser alumna…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Septiembre 2015 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Edición digital