22 / 09 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Muñequeo político y falsas señales

Valora este artículo
(0 votos)

Empezaré por reconocer mi extrema ingenuidad y que esta opinión está llena de obviedad al respecto, es así que, sin consciencia, en el año 2009, fui a parar en un grupo político con el cual viví el discurso ideológico, campaña, y representación; con esto, la necesidad de entender la política y su articulación con la transformación social.

Es así, que analicé el orden sistémico, para transitar desde las categorías y normas, a las prácticas cotidianas, tan regulares y repetitivas (habituales), como las emergentes y esporádicas, que dan sentido a las estructuras sociales.  Fue, mi necesidad de opinión propia, derivada de la vocación periodística, forjada (también) en los estudios de postgrado y aunque estas acciones, son incongruentes con mi profesión de auditora, van con mi conciencia ciudadana, y son un corresponder cívico, que posibilite empoderamiento de los actores sociales.

Consciente que mi actividad como contadora, auditora y analista financiera, limita los ámbitos de acción social, sin embargo, en convergencia con las actividades de periodismo, se abre rumbos nuevos, por los que se puede aportar a la sociedad.

En el intento, no faltó quién se sienta amenazado, creyendo que este atrevimiento mío, es la más grande ofensa, o un delito, se juntaron los afectados para defender su espacio, e implementaron tácticas para destruirme.  De allí, los socialistas vestidos de literatos, ofrecieron la súper oportunidad de aprender de su experiencia, y golpearon las puertas los de CREO y convocatoria para ver si les creo, y hasta una representante de las mujeres empresarias, intentó acceder y no pudo.  Ciertamente, en principio, por mi gran fe en el ser humano, creí: me pidieron que escriba, y escribí, me llevaron a coordinar la presentación de un libro, pero, allí hicieron un sainete con mi presencia, me cambiaron el nombre, me humillaron, me discriminaron por no ser del grupo de las artes literarias.

Y la venganza no tiene fin, me invitaron a que sea veedora y haga una auditoría, pero, al igual, operó el respectivo muñequeo político, por negarme a actuar de acuerdo con las presiones, aun pago consecuencias, he sido acosada laboralmente, como profesional independiente, he sido difamada y calumniada y en lo personal, hasta como mujer experimento acoso e intentos de embauque.  Esta es la lógica de las falsas señales, a los que amamos a Loja, nos tratan así. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
“Diezmos” escándalo político
Un escándalo político es un escándalo en el cual un político o grupo de políticos son acusados de realizar prácticas…
Escrito por
Macará, hoy
Alfredo Suquilanda En 1902, el doctor Manuel Enrique Rengel Suquilanda, nativo de Macará, era diputado por la provincia de Loja…
Guayunga y vida
Mirando unas guayungas pendientes de un alambre-cordel en una casa de campo, he pensado: así como la guayunga, que prepara…
Federalismo lojano: exigencia histórica de ser y hacer
“Saber comprender la historia y seguir el mandato de ella, ¡cuánto importa! Inmersos en la vorágine de la existencia no…
Escrito por
Dos mundos, dos artistas.
La imaginación del ser humano y su capacidad para entender el mundo desde perspectivas únicas, crea un abanico de expresiones…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Septiembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital