19 / 01 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Peregrinaciones

Valora este artículo
(0 votos)

Es esta una opinión diferente, puesto que la escritura permite crear una memoria perdurable, distinta al proceso fisiológico que experimentamos los seres humanos, la memoria que se perenniza con la escritura e impide olvidar. 

En así que he querido escribir acerca de las peregrinaciones, esos viajes hechos a lugares sagrados, y que creo que, a muchos de nosotros, en un momento determinado de la existencia, nos ha atraído y ha marcado como una experiencia cumbre. El escritor brasileño Paulo Coelho, en su libro El Peregrino (1987), narra su peregrinaje por el Camino de Santiago de Compostela, con el cual comunica en una parábola, la necesidad del ser humano de encontrar su camino en la vida. 

En mi caso, en mis condiciones humanas, hace ya dos décadas, sentí la necesidad de peregrinar, para ese entonces no había leído nada del escritor que luego marcara mi vida con su libro el Alquimista, y con cada una de sus obras, sin embargo, su experiencia en el viaje a Santiago de Compostela, se identifica con mi sentir y mi experiencia en mi primera peregrinación en el camino al Cisne.

Hay que reconocer, que antes dimensionaba de forma diferente los problemas, las experiencias de la vida y mis acciones dependían bastante del parecer de los demás. Sin embargo, decidir caminar setenta kilómetros, realizar una experiencia religiosa de esa naturaleza, sentirse atraída con tal fuerza, es una de las experiencias más sobresalientes que una persona puede vivir. El camino enseña bastante, sobre todo, porque como todo principiante, busqué tomar atajos, los que me pasaron cuenta, desviarse del camino para tomar un supuesto tramo más corto o directo es siempre un riesgo, a mí se me quedaron los zapatos en esa cruzada y la lección fue dolorosa, puesto que la incertidumbre de tantos peligros que asechan cuando se dirige por la ruta menos segura es una constante. El cielo era un enorme libro, donde aparecían ciertas señales y el monte, los obstáculos, los altos y bajos, dicen bastante de lo que en la vida se experimenta. Cuantas veces me arrepentí de haber ido por aquellos atajos, cuantas veces pensé que no valió la pena salirme de la ruta, pero, a la final todo tiene su mensaje. Esa peregrinación por el amor a la Virgen María del Cisne, ha significado una gran guía y advertencia, ahora comprendo que toda peregrinación tiene su lenguaje, son ejercicios donde se puede ensanchar la consciencia.(O).

Lo último de Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
El ser humano más que tecnología
Joffre Daniel Minga Nos encontramos en una época en donde los seres humanos buscamos alternativas que permiten reemplazar lo que…
Escrito por
Eduardo Costa Maldonado
De Lalo Costa, o más familiar y respetuosamente expresado, del “doctor Lalito Costa”, tenemos grata referencia los de mi generación,…
Escrito por
Una nueva década…
Giovanni Carrión Cevallos @giovannicarrion El año 2019 ha quedado atrás, abriendo paso a la aurora de una nueva década. En…
Democracia y representación política
La democracia es el poder del pueblo. Pero cuando solo se utiliza al pueblo para el sufragio electoral, estamos viviendo…
¿Cuáles son las tendencias de América Latina para el 2020?
El inicio del año 2020 es motivo de preocupación de los habitantes de América Latina sobre ¿cuáles serán los ejes…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital