21 / 05 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Transferencia y solución de problemas

Valora este artículo
(0 votos)

 

Es necesario insistir en la necesidad de apropiarse de lo que se lee. Cada lector, por supuesto, tiene una manera personal para adentrarse en el mundo de la lectura, a veces sobre la base de lo que más le gusta, en otros casos, por el gusto del estilo del autor, y, desde otra óptica, según sean sus necesidades personales y profesionales. En todo caso, cada lector “debe hacer del texto (…) un contenido comprendido y manipulable en cualquier contexto y, sobre todo, reaplicable en la solución de problemas reales” (Pérez, 2016, p. 11), incluso en la lectura de ficción que es la que con más rigor, desde el mundo de la estética recreativa, sabe plantear, validar y consolidar la pluralidad de vivencias humanas que dentro de su largo historial la sociedad vive en sus múltiples dimensiones axiológico-antropológico-ético-culturales.

En efecto, son varias las instancias para que la lectura llegue a tener sentido. En primer lugar, el lector debe tener una conciencia lingüística, al menos básica para que pueda, en segundo lugar, llegar a entender el texto. Si el lector llega a entender el texto, viene la parte, quizá la de mayor trascendencia, que es la de interpretarlo; se trata de la tercera instancia que consiste en inferir, en extraer lo que se pueda descubrir más allá de las líneas escritas, sobre la base de un comentario o análisis personal que el lector pueda, desde su específica formación, llegar a conjeturar, a concluir y, ante todo, que le sea factible  reflexionar para qué le puede servir lo leído, aparte del disfrute y de esa contemplación especial que  llega a tener el tema que, al ser bien tratado por el autor, es bien asumido por el lector.

Luego, según se consiga una adecuada experiencia lectora en temas de la preferencia del lector, es posible que, desde la permanencia de leer y leer con el mayor entusiasmo posible, llegue la hora de la comprensión crítico-valorativa, porque se trata de un lector que no lee ya para obtener destrezas ni información, sino para adquirir saber y sabiduría desde la mejor experiencia vital que le nace a ese lector, que ya no lee por el hábito de hacerlo, sino por vocación.

En este sentido, es desde la vocación que se puede disfrutar y, antes que nada, llegar a la contemplación del conocimiento adquirido. El lector así concebido, ya no se atormenta por buscar un tema para leer, le nace hacerlo. No acude al texto porque tiene que cumplir con una tarea; y si se trata de cumplir con una tarea, no la lleva a cabo desde la obligación, sino desde el  placer, desde el entusiasmo más sentido.

Sin embargo, esta realidad lectora toma tiempo; se trata de un largo proceso de formación. En la educación formal y en la profesión, “la lectura debe servir para llegar a solucionar problemas reales. Aquí, lo que entra en juego es la transferencia. En este caso, “la comprensión lectora se plantea como un reto para la sociedad y la trasferencia del conocimiento, como un medio para llegar a comprender lo que se lee. La transferencia, considerada como una operación metacognitiva (…), permite que el lector pueda llegar a razonar el texto sujeto a comprensión de una manera versátil, pues esta comprensión no solo incide en el mismo contexto; también le permite transferir la comprensión a otros contextos y poder plantear soluciones a problemas o el planteamiento de otros” (Pérez, 2016, p. 5).

Si se lee así, por lo tanto, ya no se lee solo para adquirir información “que hay que obtener de algo determinado, con el fin de contestar una pregunta que les hicieran en clase [a nuestros alumnos] y aprobar los exámenes” (Adler, 1983, p. 43), con lo cual casi nada se logra para aprender a darle sentido a la vida a través del bienestar personal y social que siempre nos depara la lectura vocacionalmente asumida para la formación de los diversos  modelos de situación que a cada lector le nacen para la  solución de los múltiples problemas que la historia humana va trazando en su diario vivir.(O).

 

  

 

Inicia sesión para enviar comentarios
“Botella al Mar”: Hablando de meritocracia
Es real que la meritocracia no se ha implementado en el país, más allá de que el anterior Gobierno y…
Escrito por
¿Qué debe hacer Loja para que se le escuche?
2017 y 2018 han transcurrido sin que el gobierno haya por lo menos anunciado alguna obra de envergadura para la…
La contemplación del conocimiento
Si no hay una acción reflexiva a partir de lo que se comprende cuando se lee un texto determinado, muy…
Botella al mar: Ordenanza mostrenca
El Cabildo se apresta una vez más a suscribir una Ordenanza que no guarda relación con la justicia y el…
Influencia intelectual en el desarrollo
Si al traer a compartir un tema me impulsan ciertas motivaciones personales, también, es preciso expresar que busco ante todo…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Mayo 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Edición digital