18 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Actas de compromiso político

Valora este artículo
(1 Voto)

Hacer ofertas persuasivas y engañosas en las campañas electorales para captar votos, ha sido una práctica recurrente de algunos políticos en su afán por llegar al poder. Para las organizaciones  políticas y candidatos, “lo importante es llegar al poder”; la forma cómo lograrlo se define en las estrategias de campaña. Los políticos saben que cierto electorado consume demagogia con gran facilidad, razón por la cual sus estrategias de campaña  son como un narcótico que anula la capacidad de discernimiento de una buena parte del pueblo y lo lleva a tomar decisiones poco inteligentes. Tan pronto como los políticos llegan al poder aplicando este método maquiavélico, el pueblo va olvidando las ofertas de campaña y se resigna a afrontar la dura realidad post electoral, en la que desaparecen los rostros sonrientes, las manos saludadoras, los besos, los abrazos y las ofertas de campaña. Ya en el ejercicio del poder aparecen los rostros de autoridad, los impuestos, las sanciones, las multas, la crisis económica, congelamientos salariales, deuda externa impagable y, como si eso no fuera suficiente, aparece también la corrupción.

A partir de esta dura experiencia política que nos ha golpeado toda la vida, no permitamos que los políticos compren nuestra conciencia electoral con nuevas ofertas demagógicas; exijamos más bien a los candidatos que se comprometan a resolver problemas puntuales, identificando las fuentes de financiamiento para que su cumplimiento sea posible. Los candidatos responsables y honestos deberían firmar un acta con los compromisos que van a cumplir en caso de ganar la elección. Estas actas nos permitirán recordarles sus compromisos y exigirles su cumplimiento en el ejercicio del poder. Comprometerse no es lo mismo que involucrarse en la política con ofertas demagógicas. Comprometerse significa dar todo y darse totalmente al servicio de los demás, con eficiencia y eficacia; los involucrados solo están en la política por casualidad y no saben para qué están ahí. Basta recordar a tantos políticos que han ocupado altos puestos públicos, solo por el mérito de pertenecer al  partido político de gobierno. Pasaron sin dejar huella porque no estaban preparados y no sabían qué hacer; ya nadie los recuerda, o si se los recuerda, es con indignación, por el daño que causaron.  Exijamos compromisos serios, no ofertas demagógicas.(O).    

Inicia sesión para enviar comentarios
El consumo de alcohol
Hay una ordenanza que está en discusión en el Cabildo lojano y que tiene que ver con extender el horario…
Escrito por
Oswaldo  Guayasamín pintor contemporáneo del llanto, la ira y la ternura
Nació en Quito 6 de julio de 1919 muriendo en el año de 1999, de padre indio y madre mestiza.…
Escrito por
Educar para la felicidad
El 22 de mayo pasado falleció el conocido divulgador científico español Eduardo Punset, a los 82 años de edad. Su…
Procusto y el odio
Procusto también conocido como Damastes, es un personaje de la mitología griega, la representación más auténtica de la envidia y…
Escrito por
La obsoleta ética
El ejercicio profesional es parte de las múltiples actuaciones humanas, que a su vez están regidas por principios éticos que…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Mayo 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Edición digital