26 / 06 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

El relato de la abuela

Valora este artículo
(0 votos)

Para que un individuo pueda ejercer plenamente su condición de persona y de ciudadano, debe poner en vigencia su esencia de ente pensante, relacionando lenguaje, ser y arte, de manera  que pueda generar una actitud de responsabilidad personal  entre la objetividad que está en el mundo exterior y la realidad interior, subjetiva y de unicidad que crea en el momento en que interviene en los problemas existenciales  que la vida genera en el diario convivir humano.

El arte, en cuanto actitud creadora en cualquier ámbito de lo humano que un ciudadano lo vive desde lo más íntimo de su ser; el lenguaje, en cuanto estética de la creación verbal si ese accionar, como señala Bajtín (2012), se orienta hacia una reflexión filosófica y estética de los acontecimientos en general. En efecto, si “el personaje vive cognoscitiva y éticamente, sus acciones se mueven dentro del abierto acontecimiento ético de la vida o dentro del mundo determinado de la conciencia”.

Y, por supuesto, el lenguaje en cuanto estética de la escritura, en virtud de que, como lo advierte Camon, citado por Pradelli (2011), “la escritura registra el trabajo del mundo. Quien lee libros y artículos, hereda este trabajo, se transforma, al final de cada libro o cada diario es distinto a como era al comienzo. Si alguien no lee libros o periódicos, ignora este trabajo. Es como si el mundo trabajara para todos menos para él, la humanidad corre pero él está quieto”.

Por consiguiente, en el ámbito del lenguaje escrito, en primera instancia es el autor el que interviene con su estética de la escritura, pero es el lector, en segunda instancia, el que complementa o valora esa estética de lo escrito, en este caso desde una lectura que signifique una escucha atenta, profunda e interiorizada por ese lector que sabe cómo se mete en el alma del texto. Al respecto, Ángela Pradelli (2011) cuenta una anécdota muy bella en relación con su abuela cuando recitaba el rosario: “En cada cuenta del rosario ella ponía un fervor que solo tienen las personas que profesan una enorme fe en la palabra. (…) Las palabras cobraban un cuerpo y se desplazaban en sus sonidos propios. Palabras que no siempre se entendían con claridad, pero que tenían una música inconfundible”.

Y el relato del rosario como palabra viva continúa en esta posición estético-axiológico- experiencial, cuando Pradelli sigue contándonos que “era en esas palabras en las que mi abuela tenía puesta una enorme confianza. Yo era una niña pero podía verlo, en cada cuenta del rosario mi abuela entregaba el alma y la recuperaba en la siguiente. Pegaba las palabras unas con otras sin fin ni comienzo y les daba una música tan precisa que me dejó ese murmullo por siempre en mis oídos. La ebullición de esas palabras tenía la urgencia de quien escapa, de quien huye de algún lugar oscuro del alma. Aquella lengua, que era la intimidad más pura, era también el diálogo que se elevaba más alto. Aquella abuela que rezaba en la urgencia, en el ritmo y en la soledad, me enseñó desde temprano que la lengua recorre una doble vía. Se adentra en el ser interior de nuestra humanidad mientras transita su recorrido hacia fuera para encontrarse con los otros, para buscar en su desosiego más hondo a un Dios que la escuche. Eso aprendí aquellas noches oyendo rezar a mi abuela. Pronunciar para ella era internarse en sus propias honduras y al mismo tiempo, elevar las palabras al cielo más alto porque siempre hay alguien que escucha”.

En este orden, es necesario que con la palabra aprendamos a construir nuestro mundo desde una visión auténtica y estéticamente asumida desde las entrañas de nuestro ser, que es el que con autenticidad nos señala el camino de empoderamiento que cada persona tiene para relacionarse con el mundo desde la unicidad del ser.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Conocer a Anna Julia
El amor, la ilusión, incertidumbre y emoción de conocer al primer nieto, motivó un viaje que cambiaría mi vida por…
Escrito por
Hace 40 años colapsaron los partidos Conservador y Liberal
 El Partido Conservador representaba desde el siglo XIX los intereses de los latifundistas de la sierra, con una ideología feudal,…
Entender al otro diferente
Entender al otro diferente es una misión destinada a todos, pues estamos para realizarlo, sin embargo, no siempre se consigue.…
El gobernante ideal
En el año 2030 el Ecuador cumplirá 200 años de vida republicana, un magno acontecimiento que no solo debe ser…
Escrito por
¡Campeones!
Este mes de junio se inició con días felices para el deporte ecuatoriano: el domingo 2, Richard Carapaz, se coronó…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Junio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital