26 / 08 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

El hambre, el mayor flagelo de la humanidad- conclusión

Valora este artículo
(0 votos)

La doctrina de que todos los hombres en cualquier sentido, en algún tiempo fueron líderes e iguales, es una completa ficción sin base.

Una de las metáforas más obvias del sistema-mundo, que unos tienen lo que otros necesitan, tirar la comida a la basura, para que otros recojan y la consuman en completo estado de descomposición, solo por el maldito estigma del hambre; países que en la mejor etapa de producción, se han convertido en graneros de grandes potencias, mientras internamente sus ciudadanos sufren la desolación de la carestía, precios altos y hambre, ese es el mercado global acaparador por el precio y el comercio.

Actualmente los sociólogos y políticos llaman con cierto cinismo, quizás involuntario, inclusión, lo que piden los pobres no es inclusión sino igualdad, humanismo, justicia, derecho; esta es la pobreza absoluta, una condición de vida tan limitada que impide la realización del potencial de los genes con los que uno nació; la existencia del hambre, es un mundo caracterizado por la abundancia, no solo es una vergüenza moral, es también una torpeza; el hambre se trasmite de una generación a otra.

Uno de los más famosos anuncios del milenio es “erradicar la pobreza extrema y el hambre, como un faro de actuaciones “humanitarias, en un mundo globalizado; el humanitarismo, es una de las últimas encarnaciones de la idea de la humanidad; es un concepto relativamente reciente, por el derecho a sobrevivir.

El hambre es la consecuencia de que determinadas personas no tengan suficiente comida, no es la consecuencia de que no hay suficiente comida; el hambre es una metáfora, una entelequia; son “otro mundo” los países donde un cuarto o más de la población son desechables; el capitalismo globalizado, no ha podido dar soluciones a la catástrofe de la hambruna; el problema es que vivimos un tiempo sin futuro, o peor, donde el futuro es amenaza; el hombre es una hipérbole, queda dicho, es la forma más torpe, más extrema, un grito para sordos, metáfora para desentendidos, inhumanos y soberbios; es inverosímil que desperdiciemos la mitad, incluso un tercio de la comida que tenemos, mientras tanto otros no la tienen.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Loja noble tradición de señorío, esbeltez e hidalguía
Al llegar la portentosa imagen de la Virgen de El Cisne a la ciudad de Loja, inicia con ella la…
Escrito por
Adolfo Bioy Casares, el inventor de fantasías
Luis Antonio Quishpe Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. En el mundo literario, a Adolfo Bioy Casares se lo conoce como el inventor de fantasías…
Escrito por
Emprendimiento y creatividad
La inflación y la devaluación han sido siempre los fantasmas en las últimas décadas que han obscurecido el horizonte de…
Subjetividad de género en lo penal
La subjetividad está prohibida para los operadores de justicia, pero, es difícil no caer en estas, pues somos humanos; más,…
El respeto, por sobre todo, amigos visitantes!
 Esta Loja franciscana de por sí, es hospitalaria, con esencia solidaria y más dulce que manzana. Tempranito en la mañana…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Agosto 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Edición digital