21 / 11 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

El hambre, el mayor flagelo de la humanidad- conclusión

Valora este artículo
(0 votos)

La doctrina de que todos los hombres en cualquier sentido, en algún tiempo fueron líderes e iguales, es una completa ficción sin base.

Una de las metáforas más obvias del sistema-mundo, que unos tienen lo que otros necesitan, tirar la comida a la basura, para que otros recojan y la consuman en completo estado de descomposición, solo por el maldito estigma del hambre; países que en la mejor etapa de producción, se han convertido en graneros de grandes potencias, mientras internamente sus ciudadanos sufren la desolación de la carestía, precios altos y hambre, ese es el mercado global acaparador por el precio y el comercio.

Actualmente los sociólogos y políticos llaman con cierto cinismo, quizás involuntario, inclusión, lo que piden los pobres no es inclusión sino igualdad, humanismo, justicia, derecho; esta es la pobreza absoluta, una condición de vida tan limitada que impide la realización del potencial de los genes con los que uno nació; la existencia del hambre, es un mundo caracterizado por la abundancia, no solo es una vergüenza moral, es también una torpeza; el hambre se trasmite de una generación a otra.

Uno de los más famosos anuncios del milenio es “erradicar la pobreza extrema y el hambre, como un faro de actuaciones “humanitarias, en un mundo globalizado; el humanitarismo, es una de las últimas encarnaciones de la idea de la humanidad; es un concepto relativamente reciente, por el derecho a sobrevivir.

El hambre es la consecuencia de que determinadas personas no tengan suficiente comida, no es la consecuencia de que no hay suficiente comida; el hambre es una metáfora, una entelequia; son “otro mundo” los países donde un cuarto o más de la población son desechables; el capitalismo globalizado, no ha podido dar soluciones a la catástrofe de la hambruna; el problema es que vivimos un tiempo sin futuro, o peor, donde el futuro es amenaza; el hombre es una hipérbole, queda dicho, es la forma más torpe, más extrema, un grito para sordos, metáfora para desentendidos, inhumanos y soberbios; es inverosímil que desperdiciemos la mitad, incluso un tercio de la comida que tenemos, mientras tanto otros no la tienen.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Loja y sus fiestas novembrinas
Nuestro saludo fervoroso a Loja en sus fiestas novembrinas, al Festival Internacional de Artes Vivas y a la Hechicera que…
Cosas de los lojanos
Llega el 18 de noviembre, nuestro primer grito, pero, no de esos gritos comunes por exclamación absurda o interrogación ingenua,…
II Simposio Internacional y VI Nacional de Literatura Pablo Palacio 2019
Si la Madre Naturaleza en su gran esplendor respira siempre con enorme generosidad: creatividad, belleza y asombro, el ser humano…
¿Cómo aplicar el documento del Sínodo para la Amazonía?
Una vez terminado el Sínodo para la Amazonía viene la parte más difícil: ¿cómo aplicar las reflexiones y sobre todo…
Interacción entre genética y ambiente
 Existe un consenso cada vez más profundo en que, si bien la herencia es el factor fundamental, el ambiente que…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Noviembre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Edición digital