25 / 02 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Túpac y el tambor

Valora este artículo
(0 votos)

 

Túpac es un niño antiguo, trae los pies descalzos, los rasgos faciales inconfundibles de sus ancestros, sus ojos oscuros tienen el vigor de los siglos, y su carácter indómito es realmente incásico. También, el tambor es un instrumento que sobrevive la modernidad temporal de los años; y tanto: niño y tambor (ambos), son naturales de una filosofía no reconocida, pero coexistente, un pensamiento andino incaico.

Túpac es de la década del 2010, tendrá a lo mucho, edad de ocho años, con un nombre muy sugerente, que dice de tiempo pasado, decidido estar presente; porque si es cierto que Túpac es un recién llegado a este mundo, también es verdad, que viene con un mensaje de historia, costumbre y pensamiento hispánico, con una filosofía de respeto y admiración hacia la naturaleza y el cosmos, su tambor trae una música que nos dice de la compenetración con lo natural, pues los tres:  hombre-nuevo, tambor y música, son productos antiguos, salidos de la gran matriz y de la maduración de culturas.

Túpac ha venido a recordarnos que los ancestros dimensionaban perfectamente quien es quien, sabían que salieron de una naturaleza que los alimentaba, los albergaba, pero que también podía destruirlos: un huayco (rayo) que caía en el cerro, un remesón de la tierra, o un animal salvaje con bestial fuerza, podrían terminar con su existencia; por ello, su veneración a esta, sabiendo que hay un retorno inexorable a la Pachamama.

Túpac pertenece a una raza que no se doblega, se ha incorporado al trabajo como a la disciplina, no miente, no roba, y respeta al prójimo, por lo dicho, hay una filosofía de trabajo, y se desarrolla una ética y axiología, que es más fuerte que la del hombre contemporáneo, que fácilmente flaquea.  Esa es la diminuta, gran diferencia, Túpac es de los antiguos, quechuas, que escasean; lo he visto con su tambor, dando entonaciones en la plaza, solo por el gusto de hacer el ambiente más alegre para el resto, este es espíritu colectivista solidario, donde ayllu (familia y comunidad campesina) son la base de todo. Así está creciendo Túpac, sintiendo que al enfermo hay que asistirlo, a la viuda hay que ayudarla, y que a los huérfanos hay que acogerlos, no para que nadie lo reconozca, sino como regla de existencia.

Así, Túpac y tambor son testimonio de una filosofía y una cosmovisión inmerecidamente desconocida, que trasciende los mitos, las creencias y las religiones.  Túpac-niño y el tambor, son los felices propietarios de un mensaje, que en llanuras andinas de huilco, hay un pensamiento que concibió al universo como una dualidad (yanantin), y que seguir un camino recto, es la mejor forma para encontrarse con la paridad y ser feliz.(O).

Lo último de Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Inicia sesión para enviar comentarios
Lo que escribes
”Adelaida Falcón, una maestra caraqueña, fallece tras una larga enfermedad. Su hija Adelaida, de treinta y ocho años, no tiene…
Escrito por
Desconcierto y parálisis en la actividad económica
En medio de la permanente barahúnda en que se debate la humanidad, por los diarios reclamos ciudadanos a los gobiernos…
Escrito por
Faltan pruebas esenciales señor Gobierno
Para ingresar al sistema educativo nacional, el Ineval se ha inventado la herramienta “Quiero ser maestro” que no es otra…
La muerte violenta está en todas partes, transita por las calles
Confesamos que dolor e impotencia nos causa una serie de accidentes de tránsito, que hoy por hoy, no hay día…
Gestionando por decretos...
Cuando era un joven estudiante de Liceo, solían contarnos una historia que se titulaba ‘Mensaje a García’. En líneas generales,…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  

Edición digital