31 / 03 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Brumas sobre el abismo

Valora este artículo
(1 Voto)

 

"Las angustia del hombre en su vida, se posiciona en la pobreza, los odios raciales, los quebrantos por despotismos, la desorientación y la falta de sentido de la vida. Urge salir del abismo, despejar las brumas, contemplar la claridad del cielo. No puede la humanidad continuar en tinieblas, agitada en luchas y odios, de ensayo doloroso en caída aflictiva”, afirmaba José M. Velasco I. en uno de sus libros: Servidumbre y Liberación.

La escarcha de los problemas sociales provienen de diferentes estamentos: religiones, territoriales, políticas,  razas, odios,  droga, consumismo, pobreza e ignorancia; bonanza de las turbulencias sociales que desembocan en guerras fratricidas que perduran por los siglos de los siglos.

El enervante espécimen de infracciones prolegómeno de nuevos delitos y  leyes, no solo son consecuencia de estos, sino de la imparable evolución de las ideas y el derecho,  el estatismo farragoso no existe. La aventura de la conquista, el coloniaje y el dominio tampoco no tienen límites, por lo que es posible afirmar que el homo no descansará en paz, mientras subsista la envidia, la soberbia, la prepotencia y la vanidad. El derecho penal, en materia de juzgamientos, camina por distintos andenes doctrinarios y de jurisprudencia, a veces ataca inmisericordemente contra la vida, en otras se torna previsible bajo el encantamiento de la palabra del ilustre jurista Francisco Carrara que afirma que más vale prevenir que castigar.

En  la última década, y desde luego desde más atrás, la implantación de orgiásticos eslabones de corrupción han ensombrecido la sociedad, sembrado la borrasca y el terror, desatando desvinculaciones atroces en la economía y psicosociales, la muerte lenta de los estados por los mega dislates  han causado un descalabro apocalíptico; una maldición gitana se teje sobre la tierra, la competencia, la sevicia y el irrespeto conflagrarán el planeta si no se los detiene a tiempo.

La nueva etapa histórica debe levantarse sobre la nueva cosmovisión de conspicuos hombres, de pensamiento claro, exacta, vigoroso, que acelere la marcha de una justicia distributiva, ensamblada a la libertad, hacia un bienestar integral universal, que debe acicalarse en la educación y la enseñanza.

Si no nos educamos saliendo del memorismo rutinario, frío, sin espíritu, sin fervor, sin  la reflexión sabia y la nutricia espiritual, seguiremos en el abismo y esperpento dantesco sin solución alguna.(O).

Modificado por última vez en Diciembre 11 2018

Lo último de Guillermo Sagbay

Inicia sesión para enviar comentarios
Un cuadro digno de ser visto
“Cuando salgo de viaje desaparezco del mapa. Nadie sabe dónde me encuentro. ¿En el punto del que partí o en…
El Señor en la tormenta
Cuando Jesús y sus discípulos cruzaban el mar de Galilea, se levantó una tormenta tan grande, que las olas cubrían…
La lectura del coronavirus desde nuestra inteligencia espiritual
Hoy más que nunca, frente a la pandemia del coronavirus, le estamos haciendo el quite a la muerte que muy…
El mito: divino o heroico
El Mito, nacido del ingenio, de la imaginación y de una suprema capacidad mental, para cruzar las barreras de lo…
El mundo en un chamico
A quién en estos momentos de angustia se le ocurre descubrir cómo es la tecnología del chamico, bueno, aunque no…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Marzo 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital