21 / 10 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

La calle de las vírgenes

Valora este artículo
(1 Voto)

 

La calle de las vírgenes existe en Loja, se trata de esa calle de Nuestra Señora de Lourdes, los vecinos la conocemos como calle Lourdes, en un tramo pequeño que va desde la intercepción de la misma Lourdes con la calle Simón Bolívar, hasta la intercepción con la calle Sucre, encontramos un pasaje de rusticidad e historia.

Hay allí, casas del tiempo de la colonia que resisten la paciencia de siglos, desde la historia hasta la cotidianidad, con el sentido de lo pintoresco, se ha instalado el recuerdo para no permitir olvido.  Precisamente aquí es donde se sitúa “La calle de las vírgenes” y es así, porque con cada casa hay un mural y en el mural una virgen del mundo.

Un breve paseo por este lugar permite ver vírgenes de diversas culturas, que acompañan a nuestras veneradas imágenes: la Virgen del Cisne que representa a Loja y enfrente se encuentra Nuestra Señora de Lourdes; y más murales donde se representa por cada país, una de estas imágenes que corresponde a su advocación.

Por decirlo así, me he extasiado, conociendo los rostros de las representantes del amor mariano, así: Brasil tiene su Señora de Aparecida, Puerto Rico: la Virgen de la Divina Providencia, El Salvador: Nuestra Señora de la Paz, México: la Virgen de Guadalupe, Nicaragua: Inmaculada Concepción de El Viejo, Bolivia: la Señora de Copacabana, Ruanda: Nuestra Señora de los Dolores, China: Virgen de Pekín, Costa Rica: Nuestra Señora de los Ángeles, Venezuela: Virgen de Coromoto, Chile: Virgen del Carmen de Maipú, Uruguay: Virgen  de los Treinta y Tres, Colombia: Nuestra Señora de Chiquinquirá, Italia: Virgen de Loreto, España: Virgen del Pilar, Cuba: Virgen de la Caridad, Puerto Rico: Nuestra Señora de la Divina Providencia, Portugal: Virgen de Fátima, Polonia: Virgen de Czestochowa y otras más.

La calle de las vírgenes no es una ruta indiferente, si la caminamos con consciencia, trae sensaciones únicas, a mí, cada vez que mis pasos la andan, me traslada a tiempos de la infancia, cuando mi estatura no alcanzaba para tocar la puerta de la “Villa de las Flores”, pero mi corazón era suficiente para amar el mundo; era entonces una ruta al jardín con las más lindas flores de la ciudad, es ahora un jardín con las más divinas flores del amor, tiene energía de protección, ambiente inmaculado, vibración perfecta del bien y belleza. La calle de las vírgenes es el camino del reencuentro, hay fragancia a rosas y promesa de lo inolvidable.

Lourdes mágica, cuando quiera vivirte, solo hace falta atravesarte con el corazón más atento, pensando que estoy cerca de casa, que allí, justo en “La calle de las vírgenes”, hay la tibieza de la matriz, un punto divino y que la ofrenda trae bendiciones, como en el tiempo, que por tu ruta compraba flores para ofrendar al amor vivo de mi madre.(O). 

Inicia sesión para enviar comentarios
Pensamiento, palabra y acción
Cada uno da a las palabras que emplea el sentido que le es accesible. Y, a la vez, un individuo…
Subjetividad en la sana crítica
La sana crítica es usada por los jueces en los procesos judiciales y se compone de inferencias o conclusiones de…
Escrito por
Cambió profundamente la correlación de fuerzas
El garrotazo propinado por el gobierno al pueblo del Ecuador el miércoles 2 de octubre del presente año cambió de…
Escrito por
La justicia por tuit propio no es justicia, es barbarie
Las historia de Andrea y Miguel es una en la que el común denominador es la violencia intrafamiliar. Violencia entre…
La pose artística del lector activo
La capacidad de entendimiento frente al texto solo se da cuando se comprende lo que se lee; y, en caso…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Junio 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Edición digital