16 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Las múltiples aristas del antivalor de  la honradez

Valora este artículo
(0 votos)

 

Comúnmente al ladrón lo catalogamos como una persona sin honradez o como el individuo que roba a otros y a las instituciones públicas.  Y a este conocido antivalor, contrario a la honradez, hasta lo dividimos en dos categorías: 1) la del vulgar ladrón, callejero, arranchador, sacapintas…, que vive del hurto menor o mediano, y entra y sale de la cárcel como si nada; y, 2),  la  del ladrón de frac, el más peligroso de todos porque  roba o asalta a las instituciones públicas, llevándose grandes cantidades de dinero sin importarle si atentan contra la estabilidad de la nación, pero goza de impunidad porque es aliado o pertenece a la clase política corrupta o dominante del país. Conforman una subcultura de extremos sociales: en el extremo inferior  el lumpen degradado y en el superior las mafias corruptas poderosas, pero ambos con formación amoral hereditaria y línea sucesora generalmente asegurada…   

En buena hora, la mayor parte de ciudadanos del mundo, no pertenecemos a estas estirpes sin moral y consciencia, presentes en todas partes y en todas las épocas. Escoria de la humanidad.

 Pero hay otro tipo de robo menos perceptible, notorio y poco señalado y condenado,  y hasta desapercibido. Desgraciadamente, este sí, consciente o inconscientemente,  practicado con mucha frecuencia (me atrevería a decir, casi rutinariamente) por una significativa población humana. Veamos algunos ejemplos.

 El robo del tiempo de los demás ( y también del nuestro), cuando llegamos tarde a una reunión de trabajo, por la simple tradición reñida a la impuntualidad que nos caracteriza, o a los ridículos “humos” que nos queremos dar si ocupamos un cargo que nos resulta grande.  O cuando hacemos comentarios o chismes denigradores, quejas superficiales, propuestas indignas.  El robo del mérito de otra persona, cuando usurpamos o denigramos su nombre,  o irrespetamos su autoría en cualquier campo de la creación y la investigación.  El usual robo a los pobres campesinos que nos venden productos limpios en la calle o en la feria libre del  fin de semana cuando, por inhumano costumbrismo, al bajo precio que nos ofrecen les exigimos una rebaja mayor (los campeones de este robo despiadado son las mafias de intermediarios, carentes de empatía y sentimientos, que les  ofrecen precios de producto robado y utilizan balanzas mañosas  amparados por la autoridad).

 Le robamos el equilibrio vital a la naturaleza y a la Pachamama, cuando usamos más de lo necesario, construimos casas enormes  o poseemos otras que apenas utilizamos; adquirimos vehículos que contaminan la atmósfera, mantenemos fábricas que contaminan el agua y el suelo; o, como autómatas, seguimos fieles al consumismo impuesto por las multinacionales.

 Roban la dignidad, el bienestar y la salud de miles de personas aquellas pocos individuos o empresas que acaparan más de la riqueza de la mitad de la humanidad, por el simple morboso prurito de acaparar cada vez más, a expensas de la inequidad provocada por ellos mismos  que causa sufrimiento de millones de pobres sin trabajo y sin amparo.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Oswaldo  Guayasamín pintor contemporáneo del llanto, la ira y la ternura
Nació en Quito 6 de julio de 1919 muriendo en el año de 1999, de padre indio y madre mestiza.…
Escrito por
Educar para la felicidad
El 22 de mayo pasado falleció el conocido divulgador científico español Eduardo Punset, a los 82 años de edad. Su…
Procusto y el odio
Procusto también conocido como Damastes, es un personaje de la mitología griega, la representación más auténtica de la envidia y…
Escrito por
La obsoleta ética
El ejercicio profesional es parte de las múltiples actuaciones humanas, que a su vez están regidas por principios éticos que…
No ser cómplice de engaños
Es deber de patriotas el fortalecer el nivel de criticidad y de conciencia ciudadana para no ser cómplices de engaños,…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Edición digital