20 / 11 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Hace 40 años colapsaron los partidos Conservador y Liberal

Valora este artículo
(0 votos)

 El Partido Conservador representaba desde el siglo XIX los intereses de los latifundistas de la sierra, con una ideología feudal, mientras el Partido Liberal, también desde el siglo XIX aglutinaba a las fracciones agroexportadora, comercial y bancaria de la burguesía, que tenía su fuerte electoral en la costa y que pregonaba los principios económicos del capitalismo.

Los dos partidos se negaron a modernizarse, a adecuar sus postulados a las exigencias de los nuevos sectores económicos, sociales y políticos que habían surgido en la segunda mitad del siglo XX, como la burguesía industrial, las confederaciones nacionales de trabajadores, los partidos Democracia Cristiana e Izquierda Democrática, el populismo dirigido por Assad Bucaram, la teología de la liberación, la presencia del castrismo y las guerrillas marxistas, las expectativas que despertó la explotación petrolera.

 

En la década de los años 70 se produjo una alianza tácita entre la burguesía industrial, que necesitaba incorporar a la gran masa de campesinos al mercado, y los partidos Democracia Cristiana e Izquierda Democrática, con su discurso a favor del cambio de estructuras, entre ellas la reforma agraria, con lo que coincidían la CEDOC, la CTE, la CEOSL, la FEI, la FENOC, monseñor Leonidas Proaño, la FEUE, la FESE, la UNE, la UNP.

 

Cuando la dictadura militar anunció un proceso para restablecer en 1978 la precaria vida constitucional que ha caracterizado a nuestra historia nacional, los dirigentes de los partidos Conservador y Liberal estaban convencidos de que los dos llegarían a la segunda vuelta, que se disputaría entre Sixto Durán y Raúl Clemente Huerta. Su sorpresa fue mayúscula cuando la primera vuelta fue ganada por Jaime Roldós y Oswaldo Hurtado, binomio del bucaramismo con los "comunistas" de la Democracia Popular. Los dos partidos impidieron la realización de la segunda vuelta, en 1978, la que finalmente se cumplió en 1979, hace 40 años, con un triunfo abrumador de Roldós y Hurtado, a pesar de la intensa y feroz campaña publicitaria, plagada de calumnias e infundios, desplegada por la oligarquía más rancia del país.

 

Los gobiernos de Roldós y Hurtado aplicaron políticas con las cuales demostraron que los dirigentes nacionales, provinciales y cantonales de derecha, incluidos los liberales, habían mentido y engañado monstruosamente a sus propios electores, arrebatándoles así toda credibilidad y minando su poder político, lo suficiente como para que no tuvieran nunca más la opción de disputar y ganar la Presidencia de la República. A partir de entonces la burguesía hizo sus reacomodos políticos para recuperar la hegemonía momentáneamente perdida. (O)

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Cosas de los lojanos
Llega el 18 de noviembre, nuestro primer grito, pero, no de esos gritos comunes por exclamación absurda o interrogación ingenua,…
II Simposio Internacional y VI Nacional de Literatura Pablo Palacio 2019
Si la Madre Naturaleza en su gran esplendor respira siempre con enorme generosidad: creatividad, belleza y asombro, el ser humano…
¿Cómo aplicar el documento del Sínodo para la Amazonía?
Una vez terminado el Sínodo para la Amazonía viene la parte más difícil: ¿cómo aplicar las reflexiones y sobre todo…
Interacción entre genética y ambiente
 Existe un consenso cada vez más profundo en que, si bien la herencia es el factor fundamental, el ambiente que…
Año jubilar del bicentenario
Desde el año 2015 venimos insistiendo en la necesidad de que Loja, una ciudad y provincia destacada por la educación…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          

Edición digital