29 / 01 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Mujer de las mil batallas

Valora este artículo
(0 votos)

 

Los debates en torno a la construcción de la nación tienen carácter contingente y cambiante de acuerdo con los intereses del momento. En Ecuador, conceptos como igualdad, inclusión, atención prioritaria y otros, están en construcción y no se ha entendido lo que significan, menos lo que representan grupos sociales como: mujeres, adultos mayores y otros; en calidad de mujer, expongo mi criterio para el análisis.

Tanto en el proyecto nacionalista como en la resistencia a tal proyecto, la construcción se logra tan solo si se pone en disputa y se obliga a ser pensado, más allá del Estado y sus instituciones, es decir, se trata del producto de prácticas sociales y culturales. Por lo tanto, la construcción se conforma de múltiples voces, aquí hablo de la “voz de mujer”.

Es cierto que la articulación entre género y nación abren aristas para la comprensión, más allá, de la paradoja del tiempo, creo que las mujeres somos significantes de estabilidad y reproducción cultural, los cuerpos femeninos portadores de diferencias y encarnación de la familia son parte de la construcción de lo nacional.  Las mujeres y la familia aparecemos como instituciones en medio de los cambios sociales y políticos.  En este marco, las rupturas a la domesticación de la mujer fueron intuidas como amenazas al orden deseado.

Pero, no solo las mujeres hemos sido imaginadas como personificación de la estabilidad, también nuestros cuerpos, por las identidades maternas. Y los mitos no son solamente recreados por los estados, las élites o la mirada masculina; las representaciones de las mujeres y las relaciones de género las disputan las propias mujeres, así es la realidad de multivariante.

La familia nuclear y sus “desviaciones”, se ha puesto en discusión en los últimos días, en el país, en el tema del “matrimonio igualitario” y se discutió mucho acerca de término “matriz” como origen de matrimonio, precisamente la portadora de tal matriz, es la mujer.

Es así, que a lo largo de la historia hemos sido mitificadas como maternales y domésticas, escondiendo de esta manera la riqueza de autorepresentaciones que podría aflorar desde este campo del género y que a la larga ha salido a flote.

Ahora, las mujeres entramos en un nuevo debate ante el proyecto de homogenización de lo nacional en Ecuador, pues se pone en disputa la participación o exclusión de las mujeres en nuevos y viejos escenarios de convivencia social, como son los “concursos de belleza”, es así en la capital ya se suprimió el Concurso “Reina de Quito”, y en otras ciudades se analiza la misma decisión.  En esto, lo interesante es que se crean espacios para la contestación pública, que dan lugar a explicitar la multivocalidad  y las mil batallas de la mujer. Mucho para pensar.(O).

 

 

 

 

 

Lo último de Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Inicia sesión para enviar comentarios
La gran perla
En el pueblo se cuenta la historia de la gran perla, de cómo fue encontrada y de cómo volvió a…
Un atropello más
Una vez más, Loja, ha sido golpeada por las huestes centralistas. Ayer fue el Festival de Artes Vivas a quien,…
La traición a los intereses viales de Loja
En el fallido show montado por el ministro de Obras Públicas fue triste constatar que los intereses viales de Loja…
Ideas para aprender a mirar el otro lado de la moneda
Una de las resoluciones que la mayoría de personas asumimos al iniciar cada año nuevo es: este año voy a…
La verdad del caso sobornos 2012 – 2016
xxx Alberto Solano de la Sala Torres xxxx Primero se le llamó despectivamente “arroz verde” luego que les faltó elementos…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital