19 / 09 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Adolfo Bioy Casares, el inventor de fantasías

Valora este artículo
(0 votos)

 

Luis Antonio Quishpe

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

En el mundo literario, a Adolfo Bioy Casares se lo conoce como  el inventor de fantasías del siglo XX. Nació el 15 de septiembre de 1914 en Recoleta, Buenos Aires, Argentina y falleció el 8 de marzo de 1999 en su ciudad natal. Novelista, cuentista, autor de más de una veintena de novelas y cuentos fantásticos, policiacos y de ciencia ficción; políglota por antonomasia, amigo y acompañante de Jorge Luis Borges, de quien, no solo heredó, el pulso y el ritmo de contar historias de la cotidianidad, sino de temas extraordinarios y sobrenaturales.

     Bioy Casares irrumpe en el género fantástico con “La invención de Morel” (1940). Luego vendrán: Dormir al sol; El sueño de los héroes, Historias desaforadas, Historias fantásticas, La trama celeste, Los mejores cuentos policiacos, La estatua casera, El perjurio de la nieve, Plan de evasión, Las vísperas de Fausto, Homenaje a Francisco Almeyra, Guirnalda con amores,  El lado de la sombra, El gran Serafín, Siete soñadores, Diario de la guerra del cerdo, Memoria sobre la pampa y los gauchos, Historias de amor, Margarita o el poder de la farmacopea, A propósito de un olor, Una muñeca rusa, Un campeón desparejo, De jardines ajenos y tantas más.

    En sus narraciones elige las formas del relato policial, que alterna y a veces entrecruza con su pasión por las invenciones de enigmáticos y sobrenaturales sucesos. Con Borges, amigo y coautor de algunos libros memorables, comparte la pasión por el género fantástico, pero se diferencia literariamente de él por el tratamiento original de su escritura y el abordaje, a veces irónico y escéptico, de temas como el amor, la amenaza conspirativa, la exploración ficcional de fenómenos de la invención técnica, de mitos universales y de ciertas ideas filosóficas.

    Estamos frente a un narrador excepcional y testigo privilegiado de la vida literaria de su tiempo. Poco antes de su muerte, Adolfo Bioy Casares preparó, en base a los exhaustivos diarios que llevó por más de medio siglo, un documento extraordinario sobre su amistad con Jorge Luis Borges, una de las figuras más emblemáticas de la literatura contemporánea hispanoamericana. La prueba está en lo que Borges dijo alguna vez de él: “Bioy ha sido muy bueno y muy indulgente conmigo. Él es una persona para la cual mi vida no tiene secretos”.   De este excepcional escritor revisaremos algunas de sus obras, en entregas posteriores.(O).

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
La firma de la traición
Los ciudadanos en cada acción que realizamos dejamos huella, al acudir a una institución pública o privada entregamos nombres completos,…
La terquedad del humano
La partidocracia ha degenerado cruelmente el buen accionar político al extremo de haber devaluado a límites insignificantes a la política…
Escrito por
La minería, momento álgido en el país
La minería es una de las actividades más antiguas de la humanidad, el hombre usaba algunos minerales para la fabricación…
Indefensión en el proceso penal
Hasta hace poco no conocía esta palabra, ni su definición menos su significado; ahora puedo decir que la comprendo, es…
Escrito por
La austeridad es más importante que la vida para el MSP
Adalilumar es el nombre de la medicina con la que se salva las vidas y se alivia los pesares de…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Septiembre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Edición digital