27 / 05 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Práctica médica más allá del género

Valora este artículo
(0 votos)

 

Esta opinión periodística intenta echar luz sobre lo que es la práctica médica, su dimensión más allá de la identidad de género.

La práctica profesional tiene como eje fundamental el conocimiento, pues la necesidad de saber es su base; aquí doy ejemplos: un contador con un fajo de documentos, los toca, los examina en cada una de sus partes, revisa las fechas de emisión, las firmas, los sellos, para saber si son valederos; un cajero de una entidad bancaria, al cual el cliente entregó tres billetes de cien dólares en un depósito, los revisa, examina, para conocer su autenticidad dentro de su práctica profesional. 

Como hemos visto la práctica profesional se basa en conocimiento, lo mismo que la práctica médica, que es a la vez profesional, pero, con la diferencia que trabaja con personas; si vemos que desde el “arte de vivir” fue Platón que asumió  el principio “conócete a ti mismo” y lo desarrolló filosóficamente en el pensamiento occidental.

Por lo anotado, los profesionales de la salud participan de la máxima platónica, así es como en la bioética médica lo decisivo es el conocimiento, el poder del saber, vencer lo desconocido, iluminar el fondo del paciente. La práctica médica prioriza la bioética, consentimiento informado, revelar el diagnóstico así sea infausto, instruir a los familiares sobre el pronóstico y medidas terapéuticas; pero, en sí,  la práctica médica, es conocer, descubrir, diagnosticar y tratar profesionalmente lo que ha descubierto.

En lo deontológico, sigue normas universales y obedece a  códigos de las profesiones médicas: prohibición de romper el secreto médico, cumplir el juramento hipocrático, deber de la curación a través de la ciencia última, consideración de la salud pública involucrada y sus leyes. Sin profundizar más, la práctica médica es el respeto a la vida humana, en todas sus expresiones, desde la concepción hasta sus últimos instantes.

Si la dimensión de la práctica médica es humanitaria, la identidad de género del paciente queda en suspenso, cuando la persona se entrega voluntariamente a un tratamiento médico. Si un individuo entra en el rol de paciente, no debe ser etiquetado con el género, ya que está en un ámbito más complejo, es el roce con un límite extremo, el de la vida o muerte, por esto, es un sujeto universal sin género. Intentar imponer el género del paciente, es una idea que acosa, desestabiliza y amenaza la atención médica, que es requerida a priori en la curación y el cuidado provida.

Lo manifestado, niega la posibilidad de un abuso sexual en una sala de operaciones quirúrgicas de parte de médico a paciente, una hipótesis de esa naturaleza, resulta esquizoide, contra toda lógica y sentido humano.(O).  

Lo último de Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Inicia sesión para enviar comentarios
Voluntad, acción y talento
Ahora mas que nunca, la voluntad y la acción deben imponerse a la desidia, al conformismo y a las meras…
Más cumplimiento y menos aprendizaje
Los ecuatorianos desde el inicio de la cuarentena vienen alternando el teletrabajo con las clases virtuales, en estos dos meses,…
Escrito por
Tiempo de paradojas
Una paradoja se expresa con aparentes contradicciones. La historia de la humanidad está llena de estas paradojas.
Como barco sin timón
Así, como barco sin timón marcha el país, en las actuales y complicadísimas circunstancias que enfrentamos. Con una carencia total…
La matización del lenguaje en tiempos de pandemia
Permítanme empezar con una cita del periodista Iván Sandoval Carrión, de Diario el Universo, el cual manifiesta que: “Cuando miro…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Mayo 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Edición digital